Publicidad Cerrar X

La diversificación como negocio

La compañía posee un plantel ganadero, una planta láctea, un acopio para 12.500 toneladas. Este año se inició en la distribución de fertilizantes.

La compañía posee un plantel ganadero, una planta láctea, un acopio para 12.500 toneladas. Este año se inició en la distribución de fertilizantes.
infocampo

La Barrancosa es una empresa que se inició en Santa Fe hace 104 años. Al principio fueron laneros, luego se dedicaron a la ganadería, y hoy están diversificados.

En ganadería, poseen un rodeo de Angus colorado de 6.000 cabezas, que es uno de los más grandes del país de esa raza, y hace tres años incursionaron en el negocio de la cabaña, con un promedio de venta de 125 toros por año con destino a Mendoza, La Pampa, Córdoba y Buenos Aires. Los animales se crían en Amenábar, sur de Santa Fe. Ahora están con un proyecto a mediano plazo para llevar la ganadería a San Luis, donde piensan hacer Brangus colorado.

En genética están tratando de seleccionar con las mejores cabañas locales; este año entrarán a inseminación 2.000 vientres. Hace un tiempo utilizaban semen importado, pero por malas experiencias con animales fuera de tipo dejaron de hacerlo.

En agricultura la empresa destina 4.000 hectáreas a soja; 1.500 a maíz; 1.500 a trigo, y el resto a avena y girasol. En este último cultivo, La Constancia produce híbridos para semilleros. En el conjunto de actividades la compañía posee y alquila más de 13.000 hectáreas.

Infocampo dialogó con Carlos Facht, director de La Barrancosa, quien considera a la agricultura como un buen negocio, pero dijo que hay que preservar los suelos para lograr una sustentabilidad generacional del negocio. Y como ganadero y productor agrícola indicó que si se puede convivir con la ganadería a buenos valores, al país le conviene y agregó que hay que devolverle al suelo todo el fósforo que la agricultura y ganadería le han extraído durante tantos años.

A través de la firma Lácteos Santa Fe, en 1992 abrieron una planta que actualmente produce 12.000 litros diarios.

En la planta fabrican una tonelada de quesos duros por día. En este sector están buscando nuevos nichos de mercado para hacer quesos de mucho más margen, y procesar menos leche.

Facht indicó que las retenciones no los afectó, ya que no venden al exterior, sino que destinan su producción a hoteles, restaurantes y fábricas de pastas.

“Igualmente, creo que el conflicto va venir el año que viene, porque los costos de producción de leche están aumentando. De hecho, el maíz de valer u$s 84 pasó a 110 en marzo/abril. Ese va a hacer el peor de los enemigos”, comentó.

Si bien Facht indicó que durante este año se les hizo insostenible la situación con la planta de lácteos por la falta de demanda y el aumento de sueldos de un 40%, saben que la producción de leche fue un negocio, no así la industrialización.

Las perspectivas en este sector es abrir un nuevo tambo en Amenábar, comenzando con un plantel de 750 vacas.

Por otra parte se dedican al acopio bajo el nombre Cereales Santa Fe, también en Amenábar, con una planta con capacidad para 12.500 toneladas, y a 10 km tienen otra planta de complemento que almacena 5.000 toneladas. “Es una planta moderna, tiene capacidad de descarga de cuatro camiones por hora de maíz y simultáneamente la misma cantidad de camiones por hora de soja”.

A mediados de agosto,  Bunge los nombró  distribuidores de fertilizantes para el departamento de General López. âSi se piensa en números no es un negocio muy importante, ya que trabajamos por poco margen, pero nos sirve porque tenemos una flota de diez camiones que van al puerto cargados con cereal y aprovechamos la vuelta con carga de fertilizantes; entonces no tenemos fletes vacíos en la época pico de uso de fertilizantesâ explicó Facht.

El director asegura que el crecimiento y la diversificación de la empresa no sería posible  sin un excelente grupo humano que logra los objetivos con tenacidad y motivación.

Eliana Ramos
eramos@infocampo.com.ar

Seguí leyendo:

Temas relacionados: