Publicidad Cerrar X

La ineficacia no es gratuita

Los vinos chilenos pagan cada vez menos aranceles en Europa. Las bodegas argentinas deben reducir precios para mantener el mercado.La Cancillería ausente

Los vinos chilenos pagan cada vez menos aranceles en Europa. Las bodegas argentinas deben reducir precios para mantener el mercado.La Cancillería ausente
infocampo

La ineficacia de la Cancillería argentina -ya sea por acción u omisión- no es gratuita. Representa una ingente pérdida de ingresos de divisas año tras año. Tal situación se evidencia, por ejemplo, en el caso de las ventas externas de vinos. Veamos.

Para ingresar vinos a la Unión Europea deben abonarse dos impuestos. El primero de ellos es el Excise Duty (impuesto sobre consumos específicos). Este impuesto lo administra individualmente cada nación integrante de la Unión Europea y se aplica a los vinos de cualquier origen. En el caso del Reino Unido, por ejemplo, la alícuota vigente en la actualidad es de £ 15,09 por caja de 9 litros (o sea el equivalente a unos u$s 26,4 por caja de 12 botellas de 750 mililitros).

El segundo impuesto -el que realmente nos interesa en este caso- es el Common Customs Tariff (CCT). Este tributo es aplicado a todos los vinos extra-comunitarios (es decir, aquellos provenientes de terceros países que no integran la Unión Europea). Una vez abonado el CCT -usualmente en el puerto de ingreso- la partida de vinos puede circular libremente por cualquier país de la Unión Europea.

Para vinos en botella con una graduación alcohólica igual o superior al 13,0%, el CCT vigente es de £á 15,4 por hectolitro (alrededor de u$s 0,128 por litro o bien u$s 1,15 por caja de 9 litros).

El dato es que en el marco del acuerdo de asociación económica firmado por Chile con la Unión Europea (vigente desde 2003), se establecieron una serie de desgravaciones escalonadas del Common Customs Tariff para los vinos chilenos que ingresasen a la UE. De esta manera, en marzo de 2003 el CCT para los vinos trasandinos se redujo en un 20% y posteriormente se aplicó otra reducción (acumulativa) del 20% a partir de los meses de enero de 2004, 2005 y 2006. Es decir: durante el presente año el producto chileno pagará sólo el 20% del CCT. Y a partir de enero de 2007 ingresarán a la EU sin pagar dicho arancel comunitario.

Por cada caja de 9 litros de vino en botella argentino exportado a la Unión Europea, la bodega local debe abonar en la actualidad un arancel (CCT) equivalente a 1,15 dólares. Las bodegas exportadoras chilenas, en cambio, están sujetas a un arancel de apenas 0,23 dólar por caja de 9 litros.

Esta diferencia ¡Vobservada por ojos profanos¡V puede parecer insignificante. Pero dista mucho de serlo. En la práctica, obliga a los exportadores argentinos a ofrecer sus vinos (por caja de 9 litros) a un valor 0,92 dólares menor que el precio de un producto equivalente comercializado por bodegas chilenas. Esta situación, sólo en el caso de las exportaciones argentinas de vinos varietales en botella con destino a la UE, habría representado una pérdida de ingresos por un valor no inferior a los 7 M/u$s durante 2005.

Además de la UE, Chile ha firmado acuerdos de libre comercio con Canadá (vigente desde julio de 1997), México (agosto de 1999), la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA; integrada por Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza; vigente desde junio de 2003), Estados Unidos (enero de 2004) y Corea del Sur (abril de 2004). En algún momento de 2006 se espera que entre en vigencia un acuerdo de libre comercio con China. La Argentina, por su parte, no ha establecido ningún acuerdo de tales características con ningún país o región del orbe.

Durante el primer semestre de 2005, el 45% del volumen exportado de vinos varietales argentinos en botella se destinó a la Unión Europea, seguido por Estados Unidos, Brasil y Canadá, según datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV). En el ámbito de la Unión Europea, los principales destinos ¡Vpor orden de importancia¡V fueron Reino Unido, Holanda y Dinamarca, con 74.381, 23.323 y 20.124 hectolitros, respectivamente.

Donde está la demanda de vinos

El consumo global de vino se situó en 2004 en 236 M/hectolitros, una cifra 2 M/hectolitros superior a la registrada en 2003, según un artículo publicado recientemente por el Istituto di Servizi per il Mercato Agricolo Alimentare (ISMEA). Si bien la Unión Europea (UE-15) sigue absorbiendo un 55% del consumo total, el informe destaca el crecimiento del consumo en Norteamérica (11% del total mundial en 2004) y la Federación Rusa (5%). En la Argentina y Chile, en cambio, el consumo per cápita sigue bajando año tras año.

Ezequiel Tambornini

Especial para Infocampo

Seguí leyendo:

Temas relacionados: