Publicidad Cerrar X

La inflación en China alcanzó su nivel más alto en los últimos 11 años

El Índice de Precios al Consumidor en la nación asiática fue de 7,1% en el pasado mes de enero llegando al nivel más alto registrado desde diciembre de 1996. En el primer mes del año los precios de los alimentos aumentaron un 18,2%. Ahora el gobierno central adoptaría nuevas medidas para contener la inflación.

El Índice de Precios al Consumidor en la nación asiática fue de 7,1% en el pasado mes de enero llegando al nivel más alto registrado desde diciembre de 1996. En el primer mes del año los precios de los alimentos aumentaron un 18,2%. Ahora el gobierno central adoptaría nuevas medidas para contener la inflación.
infocampo
Por Infocampo

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de China para el pasado mes de enero se situó en 7,1 por ciento, la tasa más alta de los últimos 11 años, por lo que varios expertos opinaron que el gobierno adoptará nuevas y más estrictas medidas de control macroeconómico.

El registro de enero fue el más alto desde diciembre de 1996, cuando el IPC alcanzó un 7 por ciento, y superó al de noviembre del año pasado, que fue de 6,9 por ciento, según un informe publicado hoy por el Buró Nacional de Estadísticas (BNE).

De acuerdo con el documento, en el primer mes del año los precios de los alimentos subieron un 18,2 por ciento, mientras que los sectores no alimentarios se encarecieron en una media de 1,5 por ciento.

En enero, los precios de los cereales subieron un 5,7 por ciento frente al mismo mes del año pasado, mientras que los del aceite comestible experimentaron un crecimiento del 37,1 por ciento.

El precio de la carne de cerdo, al cual se habían atribuido los recientes incrementos en el IPC, se elevó un 58,8 por ciento en enero.

“El IPC creció principalmente debido a factores que incluyen el desastre provocado por las fuertes nevadas que afectaron a la mayor parte del país, y la subida en los precios de los alimentos durante la Fiesta de Primavera (Año Nuevo Lunar chino)”, explicó Yao Jingyuan, economista jefe del BNE.

La opinión de Yao, no obstante, no contó con el apoyo de otros economistas. Song Guoqing, del Centro de Investigación Económica de China, adscrito a la Universidad de Beijing, sostuvo que las intensas tormentas de nieve, que empezaron a azotar al país desde mediados de enero, apenas tuvieron un efecto limitado en los precios.

“Las consecuencias del desastre podrían tener un efecto negativo duradero sobre el IPC o empezar a notarse más adelante”, agregó Song, quien predijo que el IPC crecerá más del 8 por ciento en febrero.

El experto atribuyó la subida del IPC en enero principalmente al exageradamente rápido crecimiento del suministro monetario. Medidas como el aumento de la tasa de reserva de depósitos bancarios y de las tasas de interés, adoptadas por el banco central, no han sido suficientes para frenar el excesivo crecimiento del suministro de dinero que se inició en julio pasado, añadió.

“Aunque las tasas nominales de interés han subido, lo que verdaderamente está ocurriendo es que las tasas reales están bajando”, comentó Song.

De acuerdo con el Banco Popular de China, el emisor, el suministro del dinero M2 (combinación del dinero en efectivo en circulación y todos los tipos de los depósitos) alcanzó los 41,78 billones de yuanes (unos 5,81 billones de dólares USA) al final del pasado enero, un 18,94 por ciento más que en el mismo mes de 2007, lo cual demuestra que la liquidez de la economía nacional sigue siendo fuerte.

En 2007, como parte de sus esfuerzos por absorber el exceso de liquidez, el banco central elevó diez veces la tasa de reserva de depósito y seis veces las tasas de interés. Y en lo que va corrido de este año, ya ha reajustado la tasa de reservas en una ocasión.

Varios economistas prevén nuevos aumentos en las tasas de interés para 2008. “Las tasas de interés serán objeto de un evidente aumento este año, aunque cada vez que la medida sea aplicada el incremento no será muy brusco”, dijo Yi Xianrong, un investigador de la Academia de Ciencias Sociales de China.

De otro lado, el analista Liu Chaohui, de Guitai Junan Securities, estimó que la tasa de reserva de depósitos se elevará más en el primer trimestre.

Song también sugirió que a la hora de calcular el suministro monetario general, se tomen en cuenta los fondos invertidos en bonos y en el mercado bursátil. “Si el cálculo es hecho con mayor precisión, la inflación será controlada más efectivamente”, señaló.

El especialista propuso que el banco central adopte políticas monetarias aún más estrictas, ponga freno a los créditos, y acelere la apreciación del yuan (o renminbi, la moneda china).

China ha adoptado un régimen monetario más flexible con la apreciación progresiva del yuan.

La moneda china ha subido un 12 por ciento desde julio de 2005, cuando el gobierno tomó la decisión de desligar el yuan del dólar.

El renminbi subió hoy martes 93 puntos básicos para llegar a una tasa de paridad central de 7,1574 yuanes por dólar, rompiendo por primera vez la marca de los 7,16 yuanes.

Varios economistas han propuesto una apreciación más rápida de la moneda china para reducir el superávit comercial, aunque dicha estrategia también genera preocupación ante la posibilidad de que se origen a un éxodo masivo de la inversión extranjera.

“Una apreciación muy acelerada podría llevar a los inversionistas extranjeros a cerrar sus fábricas en China o a trasladarlas a países con una mano de obra más barata, lo que haría aún más delicada la situación del empleo en el país”, dijo Yi.

Fuente: Agencia Xinhua

Seguí leyendo:

Temas relacionados: