| InfocampoTV

Lo que dejó la política en 2018 según CRA

Termina el año 2018, un año difícil, largo, complejo y en donde todos, hemos retrocedido, estamos pobres, en lo económico, en la ausencia de reformas estructurales…

Print Friendly, PDF & Email
17.12.2018 | Por Facundo Mesquida
Facundo
Mesquida

Periodista

Confederaciones Rurales Argentinas emitió un comunicado analizando lo que dejó el 2018 en materia política. Compartimos lo emitido por la entidad:

Termina el año 2018, un año difícil, largo, complejo y en donde todos, hemos retrocedido, estamos pobres, en lo económico, en la ausencia de reformas estructurales, en la inflación que nos domina, en el futuro que se presenta insondable.

En el campo tampoco la pasamos bien, sequías, y medidas económicas, ayudaron a un año de vaivenes y sacudidas, de marchas y contra marchas, en donde la incertidumbre nos alimenta día a día.

Hay más cosecha, debido a la voluntad inquebrantable del productor y a la mejora climática, pero los problemas estructurales persisten o se agrandan.

Volvimos a las retenciones, a la presión fiscal, a correr inflación contra salarios, volvimos a los bonos no remunerativos, volvimos a los subsidios de fin de año.

Para afuera somos esperanza promisoria, para adentro somos realidad, 33% de pobreza marca la UCA y nadie la discute, porque la pobreza se observa.

Planes y empleo público, 18.000.000 millones reciben, 7.000.000 pagan, la cifra es tan evidente, que asusta detenerse.

En los albores de un año electoral, volvió el trapicheo bajo de la política, votaremos cada semana según Provincia o Nación y sin reforma política.

La macroeconomía se hizo insustentable, se nos cortó el crédito externo y entonces volvió la incertidumbre; Claro que con algunas certezas, inflación del 45%, tasas de 60%, caída de PBI del 3%, 33% pobres, y la mayor presión fiscal de la región.

La política, parece bailar sobre estas cifras, cada uno juega su juego de reelección o regreso, no importa con quien o para que, solo basta el destino personal, travestido en declamado amor a la patria, o el haber abrazado la pasión por la política. Los mismos de siempre, claro está.

Los cuadernos ya no educan solo muestran el saqueo, sus organizadores, los corruptos y sus beneficiarios, la justicia dilata y parece medir cada acción, el tiempo pasa y los responsables del ayer son los candidatos de hoy.

Tenemos demasiados problemas para que una mesa pequeña y a veces sorda, se arrogue el derecho de signar la vida de todos; Los resultados los desmienten, no son iluminados, tan solo alguna gente encerrada en su soberbia.

No se sale apelando a un destino prometido y siempre lejano, sino construyendo una sociedad que visualiza su salida comparándola con su realidad, de lo contrario el discurso se ahueca y pierde razón.

No nos olvidamos – mucho menos en el campo- de dónde venimos, que nos dejaron, quienes fueron y donde están ahora.

Sabemos que el pasado se mimetiza y acecha, no traen ideas nuevas, sino viejos odios y prometidas revanchas, guardan esperanzas porque la actualidad y la desmemoria parece agigantarlos.

En el 2019 elegiremos autoridades en todos los distritos, alguna vez debiéramos pensar que no es tan importante quien gana sino que hará el que gane y quien lo controlará.

No pudimos transparentar la política, ni las elecciones, que cuando arrancamos con las barrabravas caímos en la realidad de su vínculo estrecho con la política, – con toda la política- a no hacerse los distraídos.

La experiencia nos muestra que es posible cambiar un gobierno pésimo, pero que eso solo no basta, si los que gana se sienten los nuevos iluminados.

Las mejoras institucionales, se valoran, pero deben formar parte de una integridad, de lo contrario se diluyen.

El mundo nos mira, a veces impiadoso, porque lo hemos defaulteado, otras, como una potencia a quien comprarle, vivimos demasiado tiempo con plata prestada para gastos corrientes, hemos comenzado un camino de reducción de déficit, como siempre en Argentina, nos lo impuso la realidad y fue a la apuradas, de urgencia, como terapia intensiva, los efectos los vemos en el día a día, sin saber si es parte de una agonía o una salida.

Escuchar, no es una mesa para solucionar problemas chicos de la cotidianeidad, lo que reclamamos es participar en las decisiones que nos incumben y tener un único rumbo en cinco o seis políticas públicas, que nos proyecten alguna vez, sea quien fuere el Gobierno, a un horizonte compartido.

Cerrar el 2018 sin decir nada, nos hace injustos con nuestros productores, con sus esperanzas, con su situación real, con su incertidumbre y con la necesidad de expresar que están hartos de aportar a un país cuyo dilema moral parece achicarse a chorros de primera o iluminados de segunda.

Triste realidad, que no resignaremos e inhiba la esperanza.

21.06.2018 | Por Xavier Hernández

Creció un 16% la producción de carne ovina en la provincia de Buenos Aires

La producción de carne ovina en territorio bonaerense alcanzó las 1.627 toneladas en 2017, representando un 12% de la producción nacional.

09.04.2019 | Por Solana Sommantico

Los acuerdos entre Buenos Aires y la provincia china que involucran alimentos y agricultura

El ministro de Agroindustria bonaerense, Leonardo Sarquís, y el director general de Agricultura y Asuntos Rurales de Sichuan, Xang Xiubin, firmaron un Memorándum de Entendimiento sobre Cooperación Agrícola con el fin de promover la cooperación económica y el comercio agrícola entre ambas partes.

16.04.2018 | Por Xavier Hernández

Nuevo protocolo de calidad para el mosto concentrado de uva

Según indicaron desde Agroindustria, el nuevo protocolo busca garantizar la calidad del mosto argentino para que los productores de este producto puedan consolidar su posición de liderazgo en el mercado internacional.