Publicidad Cerrar X

Los insectos benéficos, un arma que podría ser clave para controlar a la chicharrita del maíz

El control preventivo e integrado de la chicharrita es la única opción disponible para hacer frente a la chicharrita del maíz. Un manejo integral, con insectos benéficos como protagonistas, una alternativa que suma puntos en la mitigación del problema.

Lucas Mich
Por Lucas

Redactor en Infocampo.

La chicharrita del maíz (dalbulus maidis) es el insecto vector de un complejo de enfermedades conocidas como “Achaparramiento del maíz”.

Estas patologías están compuestas por dos mollicutes, Spiroplasma kunkelii y Maize bushy stunt phytoplasma y dos virus, Maize rayado fino virus y Maize striate mosaic virus, que pueden encontrarse en infecciones simples o mixtas.

Una vez que la chicharrita infectada se alimenta del maíz, le transmite a la planta esas enfermedades que se reproducen en el floema de la misma y lo van taponando.

Entonces, el maíz deja de generar granos, se observan espigas con menor peso y se produce una muerte prematura de la planta, entre otros síntomas. Esto tiene como consecuencia pérdidas millonarias en el sector.

Por las características propias de la plaga (alta reproducción, capacidad de volar e invadir lotes, transmitir enfermedades) el control químico no es eficiente como única herramienta para el manejo de la chicharrita en la actualidad, situación que obliga a los productores impulsar otras estrategias de solución integradas.

20240222 153508 rotated

A raíz de lo planteado, Infocampo indagó sobre la posibilidad que existe sobre efectuar un manejo integrado, sumando al control biológico con insectos benéficos, como una herramienta más para el manejo de esta problemática, debido a que los resultados son alentadores.

En ese sentido, el ingeniero agrónomo Martín Galli, asesor privado e influencer especialista en plagas, observa desde hace tiempo al control biológico con insectos en distintas especies que afectan a los cultivos.

CHICHARRITA DEL MAÍZ: CONTRIBUYENDO AL MANEJO

Es por ello que expresó su beneplácito al afirmar que según investigaciones realizadas por el Dr. Eduardo Virla, existen en el ecosistema, unas 17 especies de parasitoides huevos que hacen un control biológico de la chicharrita, sumado a otros 10 parasitoides de adultos y ninfas.

“En un trabajo de observación pudimos encontrar indicios y luego confirmar que existen insectos que se alimentan de la chicharrita en maíz. Este control, debe ser acompañado de un manejo integral para que haya un efecto visible”, sostiene el entrevistado.

20240313 152516 rotated e1713376707322

Martín Galli, asesor privado e influencer especialista en plagas

Según informó, insectos benéficos depredadores como la vaquita de San Antonio, las chinches Geocoris, Orius y Crisopas, fueron divisadas comiendo ninfas y adultos de chicharritas, lo que deja en evidencia que existe un gran complejo de insectos benéficos que pueden controlar las plagas que actualmente generan gran preocupación en el campo.

Sin embargo, Galli destacó que en general, el control biológico, (sobre todo los depredadores) nunca logra superar la tasa de crecimiento de un insecto que es plaga, aunque sí afirmó que “estas especies pueden ayudar a bajar las poblaciones iniciales de chicharrita, sumado a un manejo integral de la misma”.

https://twitter.com/AAPPCE/status/1768361493626560824

UN CAMINO LARGO HACIA EL CONTROL QUÍMICO

Esta plaga, que tiene ciertas características propias de la especie, con alto potencial biótico, es decir que se reproduce mucho, rápido y transmitiendo una enfermedad, no puede ser controlada fácilmente en la actualidad mediante la adopción de control químico.

“Los productores quieren que haya de manera urgente un producto químico que la combata. Sin embargo, eso no está disponible ahora. Con lo cual debemos afrontar el problema realizando un manejo integrado que incluya varias acciones, pero partiendo de la base que hay otros insectos que pueden ayudar a bajar las poblaciones de chicharritas”, sostiene.

20231205 122814 rotated e1713377055905

Entre las estrategias de manejo que resaltó para intentar controlarla, describió la posibilidad de hacer un manejo cultural, que incluya el análisis de la fecha de siembra a nivel regional, el control de maíz guacho todo el año, el aporte de maíces tolerantes, la adopción de insecticidas biológicos, la contribución de los insectos benéficos y por último el control químico.

“Si bien en estos meses estamos aprendiendo mucho sobre la chicharrita, entiendo que debemos apoyarnos y repasar investigaciones que llevaron a cabo importantes referentes en plagas, quienes nos dejaron bibliografías completas sobre su manejo”, cuenta Galli.

Chicharrita del maíz: ya se perdieron 225.000 hectáreas y se sigue derrumbando la cosecha

Uno de ellos, fue el especialista Eduardo Virla, investigador de Tucumán, quien escribió hace varios años sobre la presencia de la chicharrita en su zona y su manejo, marcando la importancia de los insectos benéficos en la búsqueda de su control.

EL LOTE COMO UNA FÁBRICA DE INSECTOS

Según el especialista, es fundamental crear en el campo espacios con paisajes diversos, donde la proliferación de diversas especies sean el resguardo de insectos benéficos que ayuden al control biológico de plagas en cultivos extensivos.

“Resulta fundamental que el productor entienda la importancia de otorgar paisajes multifuncionales en los diferentes lotes para potenciar polinizadores e insectos benéficos que aumenten la diversidad vegetal en los espacios agrícolas”, comenta convencido el entrevistado.

geocoris

En su cuenta de Instagram, Galli recorre diferentes banquinas en busca de insectos benéficos que ayuden a una producción más sostenible, incentivando el control de plagas, enfermedades y la polinización de los cultivos.

“Manteniendo esos sectores con flores, los insectos parasitoides van a encontrar néctar y polen para sobrevivir durante la falta de chicharritas o cualquier otro insecto para parasitar, y los depredadores lo mismo, van a encontrar un alimento alternativo cuando no haya plaga y también un lugar de refugio”, recomendó.

De esta manera, según el referente, se logra aumentar los insectos benéficos en los lotes, para que estén antes que vengan los insectos plagas y que sean el primer frente de batalla de la guerra contra los “bichos” en los cultivos agrícolas.