Publicidad Cerrar X

Los vientos alisios, un soplo de aire fresco: alejan a La Niña

Según un informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, se están debilitando y eso contribuye al paso a un estado “neutral”. La campaña 2022/23 será de transición para ¿la llegada de El Niño?

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires difundió su informe de perspectivas climáticas estacional en el que trae una buena noticia para el campo argentino: los vientos alisios están soplando a favor de los productores, ya que están contribuyendo a alejar a La Niña.

Según el reporte elaborado por el climatólogo Eduardo Sierra, el enfriamiento del Océano Pacífico Ecuatorial que caracteriza a La Niña se debe a cuando los vientos alisios están por encima de sus valores normales (SOI Alto), por lo que empujan al agua caliente, que por su menor densidad se encuentra en superficie, hacia Australia; y la reemplazan por las aguas frías, traídas desde el Polo Sur, por la Corriente Marina Fría de Humboldt.

Al contrario, cuando se debilitan (SOI Bajo), el agua caliente superficial se queda del lado americano del Pacífico, y se produce un calentamiento que indica el desarrollo de un episodio de El Niño.

MIRÁ La Niña no está sola: la Oscilación antártica, otro viento que sopla en contra de la producción argentina

“Por esta causa, el hecho de que los vientos alisios hayan comenzado a atravesar rachas negativas, que compensan a las rachas positivas, fortalece el mecanismo de transición desde el estado actual, en que La Niña aún se encuentra parcialmente activa, hasta el paso a una situación Neutral”, explica Sierra.

Bajo este panorama, “el reciente debilitamiento de los vientos alisios, indicado por el cambio de signo del SOI, confirma la tendencia positiva del sistema climático, alejando el riesgo de un tercer episodio consecutivo de La Niña, y fortaleciendo la transición hacia un estado Neutral”, resume el experto.

PERSPECTIVA ESTACIONAL

Efectuado este análisis general, el informe detalla las condiciones que se verán a corto y mediano plazo en el país:

Lo que resta de la primavera

Según Sierra, esta estación comenzó en un estado “Neutral Frío” y observó una reactivación tardía de La Niña, que alcanzó su mayor intensidad hacia mediados de moviembre.

Ahora, se prevé un retorno al “Neutral Frío” hacia mediados de Diciembre, finalizando el prolongado mandato de La Niña, mientras que los vientos polares irán en disminución, reduciendo su aporte a la severidad del proceso.

Verano de transición

El climatóloco estima que, a partir de fines de diciembre, habrá un progresivo calentamiento, pasando de “Neutral Frío” a “Neutral Absoluto” (Anomalía Nula), al final de la estación, a lo que se unirá una actividad de los vientos polares menor a la que tuvieron en las temporadas anteriores.

Otoño cálido y ¿vuelve El Niño?

En el segundo trimestre de 2023, Sierra proyecta un rango “Neutral Cálido”, con los vientos polares dentro de un rango normal.

Y anticipa: “De mantenerse esta tendencia, podría arribarse a un estado de El Niño hacia la primavera de 2023”.

MIRÁ La “Niña india”: el otro fenómeno climático de los océanos que potencia la sequía local

Desde su punto de vista, “la temporada 2022/23 debe verse como un proceso de transición entre las condiciones severas causadas por La Niña y los vientos polares en las temporadas 2020/2021 y 2021/22, y las condiciones más benignas, tal vez tipo El Niño, que pueden esperarse en la temporada 2023/24, causando efectos climáticos diferenciales, según la Región que se considere”.

La clave será que el SOI de los vientos alisios se negativice en forma permanente, favoreciendo el calentamiento del Pacífico Ecuatorial, para pasar definitivamente a condiciones El Niño, aunque es algo poco probable al menos hasta el inicio de la temporada 2023/24.

Temas relacionados: