Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

Molineros se movilizaron para evitar el “colapso” de la actividad

La Unión Obrera Molinera Argentina (UOMA) presentó un petitorio en la Casa de Gobierno, ante la posibilidad de que la industria se "aproxime al colapso en cortísimo plazo, que paralizará gran parte de la producción y, por consiguiente, la suspensión masiva de trabajadores".

11.07.2005
Infocampo
Infocampo

Una delegación sindical, que ingresó al Area de Ceremonial de la Casa Rosada, dejó allí sus reclamos a las autoridades nacionales, quienes prometieron que el presidente Kirchner “los recibirá lo más pronto posible”, dijeron fuentes sindicales.

El petitorio también fue entregado en varias provincias donde el gremio desarrolla su actividad (Córdoba, Santa Fe, La Pampa y Entre Ríos) y allí los destinatarios fueron los respectivos gobernadores.

×

“Funcionarios del gobierno y legisladores nacionales conocen que hace años venimos alertando que sucedería este explosivo final y que, además, hemos venido aportando ideas y proyectos para evitarlo y revertirlo”, dijo el gremio en un comunicado.

Para los sindicalistas, quienes estimaron una movilización de “3.000 trabajadores en todo el país”, el final que se anuncia “no resulta sorpresivo” y detallaron -en línea con los reclamos de la industria- una serie de factores que contribuyeron al problema.

Entre ellos, destacaron “una capacidad industrial ociosa instalada del orden de 50 por ciento, agravada por la instalación de nuevos molinos que actúan en la marginalidad; y que las exportaciones a Brasil y otros países limítrofes se frenaron a partir de la aplicación de la retención de 20 por ciento sobre la harina”.

Por este motivo, “en los últimos tiempos las exportaciones estaban reducidas a las llamadas premezclas, un nicho encontrado en el intercambio con países limítrofes, siendo Brasil el destino principal”.

Los trabajadores aclararon que, lamentablemente, “este mercado acaba de recibir un tiro de gracia, al aplicar Brasil medidas para arancelarias para el ingreso de premezclas argentinas. Esa medida no hizo más que acelerar el final de la crisis”.

Por último, los sindicalistas mencionaron “la irresponsable, alocada y desenfrenada venta en negro de harina, impulsada por un ilógico diseño del IVA, estimada ya en 40 por ciento del total”.

El crecimiento espectacular de la producción marginal “hadesatado una verdadera Guerra de la Harina, con consecuencias gravísimas para la industria tradicional y sus miles de trabajadores”, reiteró la información.

En sus reclamos, el gremio se hace eco de manifestaciones puntuales de la Federación de la Industria Molinera que “nos ha notificado que la industria se aproxima a un colapso en cortísimo plazo, que paralizará gran parte de la producción y, por consiguiente, a la suspensión masiva de trabajadores. Algunas empresas, por esta misma razón, ya comenzaron a producir despidos masivos”, señalaron.

Por último, el comunicado destacó que “sólo nos queda apelar a un paro de actividades y a una movilización”, ya que “aunque el tiempo es escaso, aún hay posibilidades de que tomen las medidas que permitan revertir las distorsiones que afectan a la industria molinera y salvar los puestos de trabajo de miles de ciudadanos, que de manera humilde, esforzada y pacífica apuestan por el país y sus familias elaborando harina”.

Tags