Publicidad Cerrar X

Molinos compran barato a la espera de definiciones

El precio teórico de la tonelada de trigo sería $480. Mientras, sigue sin novedades el mecanismo por el cual el gobierno permitiría a los productores acceder a los precios internacionales.

El precio teórico de la tonelada de trigo sería $480. Mientras, sigue sin novedades el mecanismo por el cual el gobierno permitiría a los productores acceder a los precios internacionales.

Mientras que la paridad de exportación del trigo sería de $480, âla molinería Argentina compra a precios muy inferiores. Actualmente paga desde $360 hasta $430 por el trigo de mayor calidadâ, indicó Juan Martín Rebollini de la consultora Agropuerto. Esto obedecería a que el Gobierno frenó, días atrás el registro de declaraciones juradas de trigo con lo cual los molinos dispondrían de una oferta mayor de trigo.

En tanto, el Gobierno discute con los exportadores un mecanismo mediante el cual se podrá negociar el cereal. Una posibilidad es que la medida se dé a conocer mediante un decreto de necesidad y urgencia. Una de las propuestas la impulsa la Secretaría de Agricultura y consiste en que el sector exportador compre toda la cosecha de trigo y que por cada tonelada comercializada con el extranjero vendan a la industria molinera media tonelada a un precio de referencia de u$s120 y que es inferior al internacional que ronda los u$s130.

La segunda opción, impulsada por la Secretaría de Comercio, es que por cada tonelada exportada se deposite dinero en un fondo compensatorio que será administrado por el Estado y mediante el cual se reembolsará a la molinería para compensar la diferencia entre el precio internacional que pueden pagar los exportadores y el que pueden pagar los molineros que ronda los $370 (u$s120).

Según Santiago Cameron, titular de la Asociación Argentina de Productores de Trigo, el mecanismo se podrá aplicar sobre el volumen que todavía no declararon los exportadores y que ronda los 3 millones de toneladas contras las 5 que ya llevan denunciadas porque las ventas ya declaradas son consideradas negocios cerrados con lo cual no entrarían en el cómputo. Para Cameron esto es de difícil instrumentación: âCon lo que falta declarar de ventas al extranjero, los exportadores no están en condiciones de subsidiar a la industria molineraâ, sostuvo.

Otro de los puntos sobre los que se duda tiene que ver con la calidad del trigo que la exportación le entregaría a la molinería y sobre las condiciones de cancelación de cada operación. Los exportadores reclaman que las ventas a la molinería se hagan de contado; en caso contraro reclaman  algún mecanismo para que se les garantice el pago si los molinos no cumplen con lo que se pacte. Otro inconveniente radica en el abastecimiento ya que la molinería reclama trigos de diferentes calidades para la panificación pero los exportadores no lo tienen así segregado.  

 Nicolas Razzetti

nrazzetti@infocampo.com.ar

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: