Publicidad Cerrar X

No creen factible acuerdo de precios para lácteas en 2007

El panorama de las grandes empresas se modificó del año pasado a éste. Cuando comenzaban a salir de la recesión, quedaron atrapadas por la suba de las retenciones y los acuerdos de precios.

El panorama de las grandes empresas se modificó del año pasado a éste. Cuando comenzaban a salir de la recesión, quedaron atrapadas por la suba de las retenciones y los acuerdos de precios.
infocampo

José Quintana, asesor de empresas lácteas, explicó a Infocampo que La Serenísima y SanCor atraviesan una situación complicada, ya que se encuentran arrinconadas por la política de precios oficial, por un lado, y por la mayor rentabilidad de la soja, por el otro, cultivo que compite por el uso de la tierra. El único ajuste lógico en esta situación, la baja del precio de la leche a productor, tampoco es factible por la presión de los tamberos.

Así, la política económica actual obliga a las compañías a reestructurar una deuda millonaria. âLas empresas están teniendo pérdidas como consecuencia del aumento de los sueldos. Hasta mediados del año pasado, antes de la suba de retenciones, tenían ganancias y se estaban acomodando, pero ahora el panorama es otroâ, dijo Quintana, quien también  explicó que hay industrias lácteas de menores dimensiones, que también tienen participación en el mercado interno y que durante la década pasada tuvieron una expansión importante; tal es el caso de Verónica, que en su momento tomó créditos para concretar negocios y que actualmente tienen un buen panorama.

Otra es Williner, que realizó una expansión con fondos propios. La realidad de estas dos empresas es muy diferente a la de SanCor y La Serenísima. âNo sé si eso está bien o mal; en definitiva es lo que está pasando hoyâ, destacó Quintana.

Además, expresó que para revertir el nivel de deuda lo que haría falta es acomodar los costos. âEstamos en un momento en el cual los precios en el mercado interno no son lo que deberían ser si se compara con los del mercado internacional. Las retenciones no tendrían que estar en este nivel.â

En referencia a los reclamos que vienen realizando los tamberos por el precio que reciben por la leche, indicó que en realidad la queja es para lograr un reacomodamiento de los precios y la baja de los derechos de exportación.

âEn el corto plazo esto se va a complicar; si yo fuera el Gobierno prefiero tener los precios de los productos lácteos 10% más caros y tener mucha leche, en vez de tener precios 10% más caros porque no hay lecheâ, explicó el asesor.

El consultor dijo que no ve factible que la situación de las grandes lácteas pueda mejorar gracias a la apertura del mercado externo, ya que en ese caso se reduciría la oferta interna y eso empujaría los precios a la suba, que es justamente lo que no quiere el gobierno.

Quintana también expresó su preocupación por el aumento que se viene registrando en el precio del maíz, el mayor en los últimos diez años. Agregó que no ve factible que las lácteas puedan mantener un acuerdo de precios durante 2007.

Para Quintana, la explicación es sencilla: âEl maíz en junio del año pasado, previo a la suba de retenciones, costaba $190 la tonelada y la leche se pagaba $0,54 el litro. Hoy el maíz cuesta $350 y la leche se paga $0,50â. Esto equivale a decir que el maíz subió 84% y la leche bajó 10%, por lo que Quintana explicó que es imposible pensar en un acuerdo para todo el 2007.

 

Estrategias para el sector. Quintana coincidió con Gustavo Mozeris, quien fuera entrevistado la semana pasada por Infocampo, en que la realización de un plan estratégico de largo plazo para esta actividad es necesario. âEs una excelente ideaâ, dijo Quintana. âEs la única forma de trabajar con todos los sectores de la cadena, tanto el productor como la industria, y de esta manera lograr un consenso para todo el sectorâ, concluyó.

 

Grandes empresas

Los últimos balances de SanCor y Mastellone arrojaron pérdidas por $33 y $71 millones respectivamente. Según explicó Pascual Mastellone, los márgenes de su empresa están crecientemente afectados por costos adicionales que no pueden ser trasladados a los precios del producto.

Eliana Ramos
eramos@infocampo.com.ar

Seguí leyendo:

Temas relacionados: