Publicidad Cerrar X

"Hay oportunidades para ambos países"

El agregado agrícola de Chile en la Argentina evaluó las perspectivas comerciales. El funcionario sostiene que el comercio bilateral va a seguir creciendo. Nuestro país atrae inversiones trasandinas y a la vez tiene una amplia oferta de materias primas que interesan a Chile, para transformarlas y exportar.

El agregado agrícola de Chile en la Argentina evaluó las perspectivas comerciales. El funcionario sostiene que el comercio bilateral va a seguir creciendo. Nuestro país atrae inversiones trasandinas y a la vez tiene una amplia oferta de materias primas que interesan a Chile, para transformarlas y exportar.
infocampo
Por Infocampo

Iván Nazif Astorga se desempeña desde hace un año como agregado agrícola de Chile en la Argentina. De formación académica, es sociólogo y economista y fue director de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias del Ministerio de Agricultura de Chile entre 1990 y 1994, durante el gobierno de Patricio Aylwin, fundador del partido Demócrata Cristiano.

Entre las múltiples funciones que involucra su actual cargo, se destaca la de acercar y promover el comercio bilateral de los productos agropecuarios y agroindustriales. En diálogo con Infocampo, se refirió a este tema y a las oportunidades que se abren para ambos países a través del intercambio.

-¿Cuáles son las perspectivas para los próximos años?

-Los dos países son socios comerciales funcionales para sus respectivas estrategias de desarrollo. Aunque es un hecho evidente que la Argentina levende mucho más a Chile. Si es por magnitud de comercio, en 2006 las exportaciones argentinas fueron por u$s2.000 millones, mientras que Chile le exportó por u$s90 millones. El comercio debería crecer para ambos países. La Argentina como mercado ofrece la ventaja de tener mayor población, un alto ingreso per cápita y está la cercanía geográfica. Por otra parte, Chile no tiene problemas de limitaciones sanitarias y puede proveerle ciertos productos como almendras y palta, por ejemplo. Creo que se están dando las dos posibilidades para el crecimiento.

-Chile ha comprado materias primas argentinas para luego exportarlas con valor agregado.

-Hay una intención mayor y es que Chile sea país plataforma de exportación. Se han abierto mercados a través de acuerdos con Corea, Japón y la Unión Europea, en realidad el 80% de la población mundial ha entrado en tratados de libre comercio con Chile. Hoy tiene una gran oportunidad de exportar, pero no tiene tantos productos. Entonces nuestra idea, y la del gobierno argentino también, es poder llegar a un acuerdo para que algunos productos argentinos tengan algún nivel de transformación en Chile y puedan ser exportados, pero para que eso ocurra tiene que cambiar la norma de origen con que Chile exporta. No se puede exportar productos argentinos sólo cambiándole el envase o la forma, tienen que tener más de 2 procesos y depende el producto que procese, son más de procesos de intervención y de modificación del producto.

-¿Qué negocios se podrían generar?

-Esto podría dar lugar a que empresarios argentinos vayan a Chile, inviertan y ellos mismos modifiquen el producto y exporten desde allí. La idea es que se extienda el proceso productivo de Argentina a Chile y desde allí se exporte. ¿Por qué exportar desde Chile y no esperar a hacerlo desde la Argentina?, esa es la pregunta que se hacen naturalmente los empresarios argentinos. En este caso se tiene que evaluar que si se tiene la expectativa de que esto vaya a ocurrir en el corto plazo en la Argentina, no se va a ir; pero si cree que no, entonces le conviene hacer la inversión allá.Otro tema es que para gran parte de la Argentina, los puertos chilenos están más cerca que los argentinos por razones geográficas. Entonces desde el punto de vista económico y desde el punto de vista de las garantías que Chile otorga puede ser una gran posibilidad para los empresarios argentinos.

-¿Cómo ve el escenario para los agronegocios en la Argentina?

-Para no hablar desde el gobierno, porque no opinamos de las políticas de otros gobiernos, uno se puede hacer portavoz de lo que dicen determinados productores y empresarios chilenos. A ellos les llama la atención un gobierno que funciona tan activamente en los mercados y esto provoca cierta reticencia a la hora de invertir en la Argentina. Cuando se empieza a explicar medidas, se hace un problema porque hay gente que no tiene tanto tiempo para que le expliquen todo. Hay subsidios y se quedan con eso, habría que explicar que los subsidios sirven para sostener los precios internos y no están orientados a la exportación. Hay impuestos a las exportaciones y habría que explicar que el tipo de cambio real es alto, pero lo que queda es que hay subsidios e impuestos a las exportaciones; este tipo de mensajes al empresario chileno le suena raro. Chile no tiene impuestos a las exportaciones, no da subsidios a los productores, es una economía de mercado mucho más abierta. No es un juicio, sino que son distintos.

-¿Hacia qué sectores de la producción argentina se orientan las inversiones chilenas?

-Dentro de la exportación de capitales chilenos, la Argentina es el primer destino, y en particular el sector silvo-agropecuario, que concentra la mayor parte de la exportación de capital chileno en el exterior en la Argentina. El interés de la industria forestal viene aquí porque el costo de la tierra es relativamente alcanzable como para tener una buena rentabilidad y un menor tiempo de recuperación del capital. Se han radicado empresas como Bosques del Plata y Alto Paraná. Otro sector con fuerte inversión es el vitivinícola, donde también se da la modalidad de asociación y de consorcios, y en frutales como los berries, y el joint venture.

-¿Cuáles son hoy los temas de interés común?

-Entre Chile y la Argentina tenemos 7 comités de integración y estamos trabajando fuertemente en ello. Hay mucho interés en distintas regiones como en MalarguÌe, en Mendoza, en el Paso de Jama, en Jujuy, en Tierra del Fuego, en Neuquén. La Argentina invirtió mucho en la infraestructura de pasos cordilleranos y Chile, en cambio, tiene que mejorar este aspecto, aunque en infraestructura de puertos y carreteras longitudinales está muy bien.

-¿En qué instancia está la salvaguardia a los lácteos argentinos y al antidumping a la harina de trigo?

-La salvaguardia (23,5%) a determinados productos lácteos argentinos estaría por levantarse porque el gobierno de Chile ha evaluado que su industria nacional no se vio dañada por las importaciones. La Comisión Nacional de Distorsiones debería pronunciarse en estos días. Con respecto al trigo, Chile va a fijar el arancel común del 6% y en harina de trigo se mantiene el antidumping del 31,5% para que no haya distorsiones en su mercado interno. El tema es que la harina es un producto que llega con precios relativos más altos que el trigo (porque los derechos de exportación argentinos son más bajos que en el grano), y en caso de que se cuestione ante la OMC, va a establer un impuesto interno para que no sea recurrible ante el organismo.

Seguí leyendo:

Temas relacionados: