Publicidad Cerrar X

Se realizó el foro vitivinícola

Los especialistas que disertaron llegaron a la conclusión que el mercado exigirá vinos menos complejos, más suaves, livianos y de más calidad.

Los especialistas que disertaron llegaron a la conclusión que el mercado exigirá vinos menos complejos, más suaves, livianos y de más calidad.
infocampo

Bodegas de Argentina, representada a través de su Comité Ejecutivo para el Foro, de la mano de Área del Vino y ExportService como operadores, realizaron el 8 de septiembre pasado en el Palmares Bureau el 2° Foro Internacional Vitivinícola. La intensa jornada contó con la participación del más alto nivel de la dirigencia política y empresaria en combinación con las principales unidades académicas nacionales e internacionales.

Los paneles estuvieron a cargo de expositores, nacionales y extranjeros, de primer nivel.

Uno de los expositores fue el francés Patrick Ducournau, profesor universitario, periodista y bodeguero que mencionó que los vinos que vienen deberían ser menos ácidos, amargos, astringentes y algo más dulces, con más sabor a fruta y madera.

Para Ducournau las grandes corrientes que influyen en la evolución del estilo del vino son: la tendencia hacia un consumo diario agroalimentario individual, básico y con un acostumbramiento al azúcar; el consumo cultural vinculado hoy a una educación elitista; el poder de la moda; y la referencia a un producto natural y bueno para la salud.

El francés dijo que en el camino hacia el estilo del vino es importante ampliar y no centrar estilos. Señaló que hay que conservar el potencial de la producción, y el manejo del estilo es un elemento clave. “Estamos obligados a acercarnos a los consumidores, porque interesarnos por los consumidores es no ir hacia la estandarización. El mercado segmentado nos muestra el camino y no somos capaces de adaptar los vinos a esos segmentos”, dijo.

Ducournau aseguró que hay que “evitar el uso de la bola de cristal apostando al futuro sin datos precisos. Hay que definir estilos de vinos claros y precisos para el consumidor y no para el mundillo del vino”, dijo.

Robin Day, consultor internacional y bodeguero australiano, criticó antiguos conceptos sobre la elaboración de vinos. Explicó el éxito de Australia, que con su emblemático Syrah lidera un segmento del mercado mundial.

“La investigación puede provocar el 20% de las ganancias de la industria”, agregó.

Day apuntó que “en la era del poder del consumidor somos arrogantes” porque los enólogos se inclinaron por “los trucos, la complejidad” en vez de los caldos “frutados y dulces”, que es lo que reclama la gente.

Uno de los temas dominantes en el Segundo Foro Vitivinícola 2006 fue el negocio del vino en los próximos 20 años. Se estima que el mercado “irá eliminando competidores no aptos” en la confrontación entre el Viejo Mundo vitivinícola (España, Francia, Italia) y el Nuevo, que encabezan Estados Unidos y Australia y en el que está incluida la Argentina.

El norteamericano Alfredo Bartholomaus en su exposición explició que para el los vinos tintos y blancos actualmente se prefieren frutales y livianos. En ese contexto, se conoció un dato que impresiona: en EE.UU. el 70% de la compra de vinos lo realizan mujeres. Esa tendencia se va extendiendo al resto del mundo.

Por otra parte el científico estadounidense Roger Boulton habló de aromas, oxidación y cierres herméticos de los envases. Propuso la colocación en las botellas de un chip adhesivo que le muestre al consumidor qué variaciones de temperatura ha tenido el vino durante su transporte, porque eso hace a la calidad.

Seguí leyendo:

Temas relacionados: