Publicidad Cerrar X

China desacelera y los cañones apuntan a India: “Probablemente haya que replantear la matriz exportadora”

Entrevista a Darío Epstein, uno de los principales asesores del presidente Javier Milei. Con China creciendo a tasas menores, el otro gigante asiático es el nuevo destino a apuntar, pero advierte, por ejemplo, que no es un mercado tan fuerte para la soja.

Ezequiel Morales
Por Ezequiel
Morales

Hace poco más de dos meses, uno de los amplios salones del hotel Sheraton porteño fue el sitio en el que Argentina y la India renovaron su compromiso político. Fue para la celebración N°75 del inicio de las relaciones comerciales entre ambos países.

Más allá de los deberes diplomáticos que la administración de Javier Milei llevó adelante con la canciller Diana Mondino a la cabeza -también estaban el ministro de Defensa Luis Petri y el secretario de Bioeconomía Fernando Villela-, el interés comercial es mutuo: Argentina compra principalmente gasoil pero la energía nuclear, la cooperación espacial, minería, litio, petróleo y gas, energías renovables y ferrocarriles forman parte del plan comercial.

“La relación avanzó con fluidez en las primeras décadas y adquirió una velocidad supersónica en los últimos años. El alcance de la asociación ha seguido ampliándose más allá del comercio tradicional, la agricultura y las relaciones políticas”, afirmó Dinesh Bhatia, embajador de India en nuestro país.

India, el otro “gigante asiático” que quiere pasar de ser el cuarto socio comercial de Argentina al primero

La otra cara del vínculo comercial está ligada a las grandes cantidades de aceite de soja que dicho país compra al polo agroindustrial ubicado en el Gran Rosario.

Y al ritmo de los índices de crecimiento económico del país que ya destronó a China como país más habitado del mundo, la matriz compradora de India podría sofisticarse en los años venideros.

EL POTENCIAL DE INDIA PARA EL INTERCAMBIO COMERCIAL

Por eso, no es menor repasar cuáles son los productos que hoy Argentina ubica en China, y cómo habría que producir para eventualmente enviarlos a países como India.

¿La razón de la inquietud? Algunos analistas afirman que China muestra claros índices de una desaceleración económica que obligaría a repensar el destino de muchos de los productos argentinos de exportación.

Además de China, las exportaciones de carne también sufren por Europa y Chile

Sobre este y otros puntos Infocampo dialogó con Darío Epstein, el director de la consultora Research for Traders durante la presentación de “Revolución Comigo”, el nuevo programa de la compañía Sigma Agro, en Puerto Madero.

Epstein, uno de los asesores de mayor peso en el entorno del Presidente Javier Milei, brindó su mirada acerca del panorama internacional.

¿INDIA COMO REEMPLAZO DE CHINA?

¿Cómo analizás el momento de China y sus efectos en las exportaciones de Argentina?
-China empezó a desacelerar hace ya un par de años. Fue una gran máquina que impulsó el crecimiento mundial y que explicó por lo menos un tercio del crecimiento mundial en los últimos años, pero a partir de menos importaciones de los países del G7 y como consecuencia de que a pesar de haber sacado a 400 millones de personas de la pobreza con su crecimiento comercial de comercio exterior, no ha logrado desarrollar un sólido mercado doméstico.

-¿Cuál será el crecimiento de ese país?
-Va a estar por debajo del 5%, cuando lo teníamos siempre por arriba del 6%. Le va a costar seguir ayudando a la población a mejorar su estado económico y eso complica construir lo que necesita China, que es un mercado doméstico que aun no ha podido luego de 20 o 25 años de gran crecimiento

Milei Epstein Mondino Petovello

-¿La mirada de los analistas en este punto es homogénea o hay divergencias?
-No, está claro que es así, y es más: muchos países desarrollados están mirando al crecimiento de India, que es la potencia que creemos va a reemplazar parte del crecimiento que no está logrando China en estos momentos. China tiene varios problemas domésticos incluyendo el sector de real state, que fue sobredimensionado a través de la participación del Estado, pero que no logra que el mercado doméstico como bien hablamos antes reemplace la función del Estado. Ni siquiera aparecen compradores de mediano a largo plazo.

-Lo que Argentina le vende agropecuariamente a China se puede comprar rápidamente desde la India?
-Bueno, probablemente haya que replantear la matriz. No veo a la soja como un destino en India tan fuerte como es en China. Veremos qué pasa, si sigue la demanda que usan a la soja para el alimento de animales para proteínas, y aparte con Brasil creciendo en su producción y con Estados Unidos bastante estable. Veremos qué pasa.

EL AGRO Y LA POLÍTICA INTERNACIONAL

Epstein sumó también en la charla que lo que habría que tener en cuenta en el análisis es el mapa electoral. Sobre todo al mirar hacia Estados Unidos.

“Lo que pensamos algunos analistas es que si Trump gana, eso va a fortalecer al dólar. Y si el dólar se fortalece, debería repercutir positivamente el precio de los commodities. O sea que si se perdiera algo en cantidades, que no está claro que vaya a ser así, podría reemplazarse por precios”, conjeturó.

-Y si Donald Trump resulta vencedor, ¿cuáles serían los principales lineamientos a futuro en lo geopolítico que podrían llegar a suceder?.
-Sudamérica o Latinoamérica si quieres tiene un eje marcado donde vos tenés a Petro en Colombia, tenés a Chile, Bolivia, Venezuela, y ahora Lula alineados en un eje el ‘Eje bolivariano’. Y tenés Uruguay, Paraguay y Argentina que están con una visión distinta, que tienen un enfoque más liberal más de mercado. Yo creo que un triunfo de Trump desde el punto de vista geopolítico fortalece la posición de estos tres países del Sur y debilita claramente la posición de Brasil o la posición de México.

-¿Y si ganan los demócratas?
-Si eso pasa, bueno, claramente eso favorece a este eje que te mencioné. Si gana Biden se mantiene todo como está, teniendo en cuenta que Argentina manifestó que independientemente si gana un gobierno demócrata o republicano quiere ser un aliado de los Estados Unidos. Pero por supuesto que la afinidad de Trump con las ideas de Milei, Santiago Peña y del presidente uruguayo está muy clara.

Temas relacionados: