Publicidad Cerrar X

Se viene un centro caprino en Santiago del Estero

Con la baja de las retenciones al 5% el sector está comenzando a reactivarse y las exportaciones de a poco despegan. Todavía falta mucho camino por recorrer. Una cabaña de Luján está a punto de concretar un gran proyecto.

Con la baja de las retenciones al 5% el sector está comenzando a reactivarse y las exportaciones de a poco despegan. Todavía falta mucho camino por recorrer. Una cabaña de Luján está a punto de concretar un gran proyecto.
infocampo

La idea general de Luis Andrieu, propietario del Centro de Reproducción Genética y Tambo Caprino “Los Tres Luises”, a 47 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, en Luján, es formar un importante polo caprino en la provincia de Santiago del Estero para la producción de leche, carne y cuero. Actualmente ya hay un centro caprino del gobierno provincial en Colonia Pinto.

La actividad es muy importante en esa provincia y Andrieu proyecta incrementar su producción y poder exportar más lana, carne y leche, un proyecto que está “a punto de concretarlo”.

Cabaña Los Tres Luises abrió en 1996, pero como a tantos otros productores la golpeó la crisis del 2001. Se achicó para sobrevivir, pero en el 2005 volvió a exportar.

Según Andrieu el mercado interno para sus productos está bastante deprimido, todavía no se pudieron alcanzar los niveles de venta de 1999. Actualmente se encuentra en negociaciones para concretar envíos de carne a Jamaica y el norte de África.

El mayor problema que hoy deben afrontar los productores caprinos es el poco consumo de este tipo de carne, la faena de los chivos es de animales de muy bajo peso. Como es una actividad de subsistencia en muchas provincias del norte, los productores entregan el animal antes de tiempo.

Según Andrieu falta un eslabón fundamental en la cadena: el engorde. Los productores no esperan a que el animal llegue a los 25 o 30 kilos ideales para la faena, lo que derivaría en más carne y de mejor calidad; tampoco los frigoríficos están acostumbrados a faenar chivos más grandes.

Un chivito faenado se está pagando alrededor de $ 90, pero Andrieu explica que si aumentan el peso de faena estos mismos animales se tendrían que pagar alrededor de $ 250.

Con respecto a la leche, el establecimiento de Andrieu tiene actualmente 350 cabras en ordeñe, en el 2001 llegó a tener más de 1.000 divididas en razas como la Saanen, Alpina británica, Tegenburg, Nubian, Boer y Angora, todas para distintos propósitos.

En el mundo, la leche de cabra tiene tres destinos:

a)Fluida. El mercado para este producto es prácticamente nulo ya que el consumidor no está acostumbrado y sólo la prefieren aquellas personas alérgicas a la de vaca;

b) Para cosmética. En los Estados Unidos es el principal uso; el 90% de leche de cabra se destina a esta industria justamente por ser hipoalergénica;

c) Producción de quesos, que es el principal uso que se le da en la Argentina.

“Los Tres Luises” apuntan a exportar parte de su producción a la Unión Europea y a Estados Unidos. Hoy producen quesos sardo, provolone, Saint Usin, clásico, untable, mozzarella y provoletas que en el país comercializan directamente con el sector gastronómico.

El precio FOB del kilo de queso es aproximadamente de u$s 9,50; en el mercado interno se consiguen, según la marca, desde los $ 40 por kilo.

Las diferencias de producción son muchas, una cabra lechera criada en el monte da apenas unos 90 litros por campaña anual pero los de crianza como el caso de la cabaña de Andrieu tienen un promedio de 2,1 litros por día por animal con dos ordeñes durante 300 días, es decir que son animales que producen algo así como 700 litros por campaña.

Lo que sí está muy bien posicionado en el mundo es la producción de lana de cabra, más específicamente la mohair, que es algo así como un producto premiun dentro del mundo de la moda.

El mohair oscila entre 19 y 36 dólares el kilo y los principales mercados son Europa y Asia. El volumen que se obtiene es de cinco kilos por año, repartidos en dos esquilas.

En este sentido desde hace dos años un grupo de productores de cabras de angora de Chubut habilitó un Centro de Acopio del Programa Mohair, construido con fondos del gobierno provincial. Esta unidad permite clasificar la lana producida y reservarla hasta la venta.

Las mejoras genéticas y de manejo, introducidas por el Inta Bariloche, para maximizar la cantidad y calidad del producto posibilitaron la realización, por primera vez en la zona, de esquilas a fines del verano. Junto a las de primavera, estas prácticas completan la doble esquila, que maximiza la zafra.

Seguí leyendo:

Temas relacionados: