Publicidad Cerrar X

Tabacaleros, con altos costos y bajos precios

Es la producción más importante de Jujuy, pero los productores se quejan de la presión tributaria y de los beneficios que existen para la industria. Buscan desarrollar otros cultivos, hasta ahora sin buenos resultados.

Es la producción más importante de Jujuy, pero los productores se quejan de la presión tributaria y de los beneficios que existen para la industria. Buscan desarrollar otros cultivos, hasta ahora sin buenos resultados.
infocampo

A pesar de que los productores tabacaleros del norte vienen trabajando desde hace mucho tiempo en pos de mejorar la calidad del producto, para tener competitividad y diferenciación internacional, los números del negocio hoy no les cierran.

El presidente de la Cámara de Tabaco de Jujuy, Pedro Pascuttini, explicó que en los últimos años vienen invirtiendo en lo que es la producción más importante de la provincia, pero con réditos escasos.

âTenemos diferentes condiciones en cada provincia, pero es difícil para todos. En el NOA son todos pequeños y medianos productores con una fuerte toma de mano de obra necesaria y el NEA es más minifundista, todos trabajamos con un alto costo de producción y es imposible soportar la presión tributaria. Hoy el costo por hectárea está entre $15.000 y $16.000 y lo que se está pagando por kilo de tabaco es $6,10, la clase máxima (se obtienen entre 2.200 a 2.300 kilos por hectárea). Eso hace que el productor trabaje a pérdidaâ, indicó Pascuttini.

El titular de la cámara dijo que la variable de ajuste siempre ha sido la producción y que del valor de un cigarrillo, 68% corresponde al IVA, a impuestos internos, al Fondo de la Acción Social, y âque por ahí 7% que indica la ley 19.800 correspondería conformar la otra parte del precio del productor primario. Pero hoy por hoy no es así, vemos que acá las multinacionales tienen más facultades a tradvés de un convenio firmado entre la nación-industria, donde el Estado va a tener tal vez la recaudación que pretende, pero las industrias tienen mayor posibilidad de concentración, poder y monopolio y el productor no ve ninguna mejoría en ninguna parte. Estamos cautivos de un monocultivo con una dependencia total, monopólica, y un mercado imperfectoâ, sostuvo Pascuttini.

Si bien el Estado recibe unos $7.000 millones de las tabacaleras a través de la recaudación de impuestos, Pascuttini manifestó que lo que llega a los productores âson dádivas con relación a la responsabilidad, no sólo social que tiene el productor en el NOA (por la relación patronal y por razones civiles), sino también en el NEA donde el productor vive con su familia de esta producciónâ, al tiempo que agregó que la producción tabacalera es la que más aportes patronales hace del sector agropecuario al Estadoâ.

Con respecto a la posibilidad de buscar alternativas al cultivo, el dirigente dijo que las posibilidades no son alentadoras porque desde 1980 vienen intentando con productos frutihortícolas y con granos, pero las fincas son de reducida superficie y ello limita el desarrollo de estas producciones.

El consumo

Pascuttini dijo que las campañas antitabaco que se están realizando en distintas partes del consumo van a llevar a que a que disminuya el consumo, pero âesto lo vamos a ver paulatinamente con el transcurrir del tiempo. Nosotros procuramos ofrecer un tabaco más seguro y con muchas más bondades químicas para el fumadorâ.

Seguí leyendo:

Temas relacionados: