| InfocampoTV

Vacunación antiaftosa: más controversias en Santa Fe

Por más que el Senasa se empeña en decir que este año fueron inoculados más animales que en la campaña anterior, productores locales aseguran que no hay controles y que la Sociedad Rural es juez y parte de la misma cuestión

Print Friendly, PDF & Email
15.10.2004 | Por Infocampo
Infocampo

El departamento de 9 de Julio tiene en su extenso territorio un rodeo vacuno, aproximado, de 800.000 cabezas. Tiempo atrás, esta zona santafesina era tierra de cuatreros, y hoy, cuando aún, tal vez por su escasa densidad poblacional, existen coletazos de aquella inseguridad rural como el abigeato y el ataque a familias rurales, surgen denuncias que, infundadas o no, ponen a Tostado, localidad el norte provincial, nuevamente en el centro de la atención.

Pensar que en nuestro país aún exista ganado vacuno sin vacunar contra la aftosa es irrisorio, osado y, a la vez, perjudicial; mucho más si tenemos en cuenta que la Argentina está en plena conquista de mercados extranjeros para la colocación de sus carnes.

Sin embargo, un productor ganadero de la zona -Juan José Aramburu- dejó deslizar esa posibilidad, cuando en diálogo con Infocampo, dijo que “hay trascendidos entre los productores, que aseguran que muchos de ellos vacunan solo entre 30 y 40% del ganado”.

Aunque más medido que en otras oportunidades, Aramburu, dijo que “las enormes diferencias de precios de la vacuna, motivan a varios productores a no vacunar la totalidad del ganado”.

El doctor José Carbajales, coordinador provincial del Senasa, explicó a Infocampo que se está realizando “con normalidad” la vacunación antiaftosa en el departamento de 9 de Julio.

En un comunicado firmado por Néstor Vittori, titular de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Provincia de Santa Fe (Carsfe), y Nicolás Vallejos, el Senasa aclaró que “en el departamento de 9 de Julio existen dos unidades ejecutoras locales (UEL). Desde su inicio al 4 de octubre pasado, la vacunación alcanzó a 446 productores con 140.198 bovinos”.

Sin embargo, Aramburu avanzó mucho más al señalar que “hay gente que quiere que siga la aftosa”. “Esto es un gran curro donde muchos viven muy bien sin hacer nada. Estamos solicitando una UEL para Pozo Borrado, pero nadie nos escucha”, dijo.

En tanto, Néstor Vittori señaló a Infocampo que “Carsfe sostiene la absoluta seriedad y eficiencia con que se opera desde el punto de vista sanitario en Santa Fe, producto de una conjunción de esfuerzos del Senasa, el gobierno provincial a través de la Dirección de Sanidad Animal y de los productores”.

Además, advirtió que “crear una unidad ejecutora en cada localidad” significaría desarticular el sistema, quitar escala e imposibilitar la tarea. Si bien “denunciar las irregularidades es un deber de todos los productores cuando éstas existen, no se pueden estar inventando especies de esta naturaleza sin responsabilidad suficiente, máxime en un momento delicado por la situación sanitaria sudcontinental a partir de un brote aftósico registrado en Brasil”.

Implacable, Aramburu sostuvo: “La Sociedad Rural y el Senasa en el norte de Santa Fe brillan por su ausencia”.

El problema de ser juez y parte

Gustavo Giailevra, productor ganadero de la zona, dijo a Infocampo que “esto empezó hace tiempo, cuando comenzamos a denunciar la diferencia de precios en las vacunas. Además, el presidente de la Rural, Alberto Vallejos, es también presidente del Senasa local, es juez y parte”.

“No se pueden hacer denuncias de mal funcionamiento de vacunas en una institución donde su presidente es el mismo presidente del Senasa -aseguró-. Hoy, al saberse que se nos está robando la plata, no hacen ningún tipo de controles. Si yo quiero vacunar a la totalidad de la hacienda lo hago y si no quiero, no lo hago; de todos modos no existen controles.” Vallejos aseguró a Infocampo que “la relación en cuanto precios con las vacunas que se comercializan en la zona y el resto del país, es la misma. No hay diferencias”, dijo. Consultado por Infocampo, otro productor ganadero de la zona que pidió reservar su identidad, dijo: “Yo sólo vacuné 40% del ganado. Nadie me controla. Nadie me visitó nunca para una inspección. No estoy dispuesto a pagar una vacuna con precio diferente al del resto de los productores amigos de la Rural”.

Con estos datos en mano surgen varios interrogantes: ¿puede un presidente de una sociedad rural determinada ser, a la vez, delegado del Senasa en el mismo lugar ? ¿Es responsable dejar al libre albedrío de cada productor la vacunación contra la aftosa o no?

Infocampo llamó varias veces al Senasa buscando respuestas a esos interrogantes. Por ahora, sólo se obtuvo el silencio.

Por Gustavo Malem

gmalem @infobae.com

Tags