Publicidad Cerrar X

Vía libre para el Fósforo 90 días antes

La aplicación de fósforo en soja es una práctica cada vez más difundida por la disminución de P en los suelos. Poder fertilizar hasta 90 días antes de la siembra le permite al productor diversificar el trabajo y la inversión.

La aplicación de fósforo en soja es una práctica cada vez más difundida por la disminución de P en los suelos. Poder fertilizar hasta 90 días antes de la siembra le permite al productor diversificar el trabajo y la inversión.

La Asociación Fertilizar e Inta presentaron ante un puñado de técnicos e investigadores referentes en suelo los ensayos realizados en fertilización de cultivos durante 2005/06.

Fertilización fosfatada en soja fue uno de los trabajos presentados por el investigador del Área de Suelo y Producción Vegetal del Inta Marcos Juárez, Vicente Gudelj.

Se buscó probar dosis crecientes de fertilizantes fosfatados (SPS y MAP) en la línea de siembra. Además, evaluar el efecto de diferentes estrategias  de fertilización con P sobre la productividad en suelos con diferente textura.

En varios de los sitios analizados (se trabajó en Marcos Juárez, General Villegas, San Jerónimo, Anguil y La Virginia) se evaluó una reducción en el número de plantas cuando se aplica en la línea de siembra. “Es por la fitotoxicidad que se produce debido a dos razones: el aumento del PH en la zona circundante a la semilla cuando se pone fertilizante en ese lugar; y porque el fertilizante tiene un índice salino importante y cuando se fertiliza cerca de una semilla, en esa zona también aumenta la concentración salina, entonces el agua, que va de una menor concentración salina a una mayor concentración salina, en vez de entrar en la semilla sale”, explicó a Infocampo Gudelj.

Hubo un efecto lineal negativo cada vez que se aumentó la dosis de fertilizante en la línea de siembra, teniendo en cuenta que, en los sitios donde hay más humedad el efecto salino tiende a diluirse.

Las aplicaciones de P en la línea se compararon con las realizadas anticipadamente y a un costado y debajo de la semilla,  reduciendo el contacto fertilizante-semilla. “En estos casos siempre se logró un mejor stand de plantas, pero los rendimientos no fueron distintos por un mecanismo compensatorio de ramificación de la planta”, explicó Gudelj, quien destacó de importancia de que no haya habido diferencias de la aplicación a un costado y debajo de la semilla con la aplicación anticipada hasta 90 días antes al voleo. “Esto es importante porque muchos productores que tienen que aplicar mucho fertilizante fosfatado y tienen que sembrar muchas hectáreas de campo no les conviene manejar el fertilizante al momento de la siembra y sí diversificar”, dijo.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: