Clima enrarecido

Hoy vemos con asombro una escalada de violencia y agresiones hacia las instituciones y las autoridades nacionales de la República Argentina que parece no haber llegado a su fin. Bloqueos de accesos a las ciudades, cortes de rutas y calles se entremezclan con declaraciones de representantes de algunos sectores que expresan sin tapujos que desean que a este gobierno elegido democráticamente le vaya mal.

Confederaciones Rurales Argentinas no entiende ni avala estas lógicas de pensamiento: si al gobierno le va mal nos va mal a todos los argentinos. Es así de sencillo.

Dentro del contexto de violencia y en el marco de la conmemoración que engloba al 24 de marzo emergieron, contradictoriamente, las mayores agresiones contra la democracia de estos últimos años. Sumadas a las reivindicaciones de la lucha armada de los años 70 y del accionar de los grupos guerrilleros que por aquellos años causaron tantas muertes y dolor, y que terminaron marcando el destino de varias generaciones de argentinos. Sin dudas el uso de la violencia como metodología para reclamar la democracia no fue y no será nunca el camino que nos lleve a una convivencia a todos los argentinos.

Como sociedad debemos encontrar normas de convivencia que nos guíen en paz, claramente en un clima de beligerancia donde las calles y rutas son bloqueadas, los que terminan golpeados serán siempre los argentinos más débiles e indefensos.

Para ello desde CRA también insistimos en la necesidad de que se lleve a cabo una convocatoria amplia que contemple al sector privado y a todos los espacios políticos, y que trascienda desde ya lo meramente electoral.

Pues si no entendemos que hay un gobierno elegido por el pueblo, si no se entiende que el respeto a la República es el respeto a las instituciones y a las autoridades elegidas democráticamente estamos realmente transitando un camino equivocado. Por el contrario, más que nunca se debe valorizar y respetar la independencia de poderes, que hoy trabajan, por ejemplo, para detener y encarcelar a los corruptos.

Dentro de estas situaciones de violencia, si la reacción de quienes gobernaron durante 12 años y nos metieron en una profunda miseria es impulsar y avalar estos embates antidemocráticos estamos muy mal. Solicitamos desde CRA que se respeten las instituciones, los poderes, el libre tránsito y el libre comercio. Vivimos tiempos difíciles donde se debe refundar la República, por eso es necesario defender las instituciones.

Estamos siendo agredidos por facciones que no entienden que el pueblo argentino votó un cambio. Días atrás un reducido grupo de piqueteros cortó la ruta y logró suspender finalmente un remate que se iba a llevar a cabo en el predio de la Sociedad Rural de Azul, en una clara afrenta a las libertades de comercio y de tránsito. Si el libre juego de la democracia va a permitir este tipo de situaciones estamos mal, mientras se corre el riesgo de que este tipo de metodología de protesta se extienda sin control alguno a lo largo y ancho del país.

En un comunicado de prensa inmediatamente sucedidos estos hechos enunciamos, desde la entidad que presido, que “ante la gravedad de estos hechos y el peligro de que este tipo de acciones de protesta comiencen a repetirse en distintos puntos del país, desde CRA expresamos que estos bloqueos impiden la normal comercialización de animales ocasionando no solamente un grave perjuicio en los productores ganaderos y las casas consignatarias, sino que afectan directamente el trabajo de miles de argentinos que forman parte de esta cadena de comercialización, desde los empleados rurales, veterinarios y cuidadores, hasta los camioneros encargados del traslado de los animales, entre otros trabajadores”.

Por Dardo Chiesa, presidente de Confederaciones Rurales Aargentinas.

Dardo Chiesa