Publicidad Cerrar X

Aseguradoras agrícolas cerrarán su segundo año consecutivo con pérdidas

Pese al aumento de las primas emitidas, la altísima siniestralidad que se registró en las últimas dos campañas deja sus balances en rojo. Hablan de un año bisagra.

Las aseguradoras del mercado agrícola se preparan para cerrar su segundo año de pérdidas por la alta siniestralidad que se verificó en las últimas dos campañas por tormentas, granizo, inundaciones y sequía.

Si bien los principales operadores del mercado aseguran que la venta de primas en la campaña 2012/13 estuvo por encima de los casi $ 1.150 millones de la campaña previa, este año, como sucedió en 2011/12, deberán pagar por siniestros y gastos más de lo que les ingresó por primas, lo que deja en rojo el cierre de sus balances. En este contexto, algunos hablan de un año bisagra en el negocio asegurador.

Según Darío Pighin, del grupo asegurador La Segunda, la venta estuvo mejor que el año anterior producto de que se percibía un año más complejo desde lo climático y la gente tomó coberturas.

Las complicaciones climáticas, que se hicieron efectivas entrada la campaña, complicaron los resultados. Por caso, en un solo fin de semana, algunas empresas perdieron millones. Así lo graficó el gerente de Seguros Agropecuarios de Sancor Seguros, Carlos Hoffmann, para quien la tormenta de granizo que cayó entre el 15 y el 16 de diciembre fue uno de los peores eventos de la historia del seguro agrícola. A nosotros nos costó unos $ 75 millones, afirmó. El evento abarcó y afectó gran cantidad de hectáreas en cinco provincias: La Pampa, Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires y Entre Ríos.

En términos de números globales, las empresas consultadas, que todavía están calculando sus pérdidas, hablan de una siniestralidad de entre el 75% y el 95% (siempre sobre primas emitidas).

El tope de siniestralidad que soportan va entre el 60% y el 70%, según las fuentes. Después, sumando los gastos, van a pérdida, aseguran.

“Para el año que viene, esperamos que el mercado tome nota de que los riesgos (climáticos) aumentaron, y debe haber un ajuste de tasa. Y esperamos que eso mismo puedan valorarlo los agricultores”, indicó Hoffmann.

Según publicó El Cronista, tras las pérdidas del año pasado algunos operadores esperaban que el precio de las primas se incrementara, pero encontraron empresas que, inclusive, bajaron sus precios. También aumentó la litigiosidad en el sector: el seguro agrícola, que era de cola corta según se conoce en la jerga por la rapidez de los cobros, pasó a ser en muchos casos de cola larga, por las apelaciones que retrasan las cobranzas.

En los esquemas de seguro agrícola más difundidos, las empresas aseguran el monto invertido por hectárea, y las primas varían entre un 2,5% en Entre Ríos hasta, por ejemplo, un 4,5% en Chaco, pasando por un 3% en el sur de Santa Fe y norte de Buenos Aires.

“Difícilmente nos planteemos algún tipo de cambio en la línea de productos que vendemos”, indicó Pighin. “Sí tenemos que revisar los costos, como va a tener que hacer el mercado. En los últimos años bajaron las primas con relación a la cobertura y estamos llegando a un punto donde tenemos que hacer una revisión”, concluyó.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: