Publicidad Cerrar X

Dreyfus quiere poner un pie en el mercado inmobiliario rural

El fuerte de la compañía está en la exportación de maíz, trigo y poroto de soja. Pero acaba de constituir una empresa inmobiliaria para posicionarse en la adquisición de campos en la región Oeste bonaerense.

El fuerte de la compañía está en la exportación de maíz, trigo y poroto de soja. Pero acaba de constituir una empresa inmobiliaria para posicionarse en la adquisición de campos en la región Oeste bonaerense.
infocampo

Louis Dreyfus es la típica trader que lleva productos del tipo que sea desde donde se producen hasta donde se consumen. Así concibió la compañía el alsaciano Leopold Dreyfus cuando la creó en 1851, y así opera hasta el presente.

Hoy maneja el 15% del comercio mundial de jugo de naranja y aceptables porcentajes del negocio del café, el algodón, el azúcar, el arroz y los principales cereales y oleaginosas, así como sus subproductos.

Además tiene una unidad internacional dedicada al negocio inmobiliario, otra a los fletes, una tercera a las telecomunicaciones y una cuarta a la energía. En esta línea, la compañía le está poniendo fichas a los biocombustibles, con la construcción de dos megaplantas, una para biodiésel y otra para etanol, en los Estados Unidos.

En la Argentina, la empresa está liderada por Ciro Echesortu, y recientemente modificó su nombre a LDC Argentina SA, sigla que proviene de Louis Dreyfus Commodities. El fuerte de la compañía está en la exportación de maíz, trigo y poroto de soja, y en la molienda de este último para la venta de aceite y harina.

Pero la paleta negocios no termina ahí. Echesortu preside también Louis Dreyfus Argener SA, una empresa que obtuvo el 20% del paquete accionario de Hidroeléctrica Cerros Colorado(Neuquén) como resultado del proceso de privatizaciones del gobierno del Dr. Carlos Menem.

Hoy, en los papeles la principal actividad de la compañía aparece como “venta al por mayor de carnes” y de hecho tiene un registro como exportador en la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario bajo el número 919.489.

Otra de las compañías del grupo es la recientemente constituida Inversiones Inmobiliarias de Buenos Aires SA, también presidida por Echesortu.

En este sentido, en el mercado se habla del desembarco de Dreyfus en el negocio inmobiliario rural, con interés en la adquisición de campos en el oeste bonaerense.

Dreyfus también opera en el negocio de la leche en polvo, comprando el fluido y secándolo a fasón en empresas (del grupo Gonella, por ejemplo) para luego exportarlo.

Posee la marca registrada Jolait, para este producto. Pero el grueso de la facturación en la Argentina pasa por la exportación de commodities agrícolas. El ránking de la Secretaría de Agricultura ubica a LDC Argentina SA un escalón por debajo del pelotón que encabezan Cargill, Bunge y ADM/AGD.

El mejor puesto lo tiene en exportación de poroto de soja (tercero), para caer a cuarto en trigo, quinto en maíz y sexto en harina y aceite de soja. De esta forma, LDC aparece en una segunda línea junto a compañías como Toepfer, Nidera o Molinos Río de la Plata (según el producto del que se trate), amenazado por nuevos jugadores como Noble Argentina o los ascendientes franco-brasileños de Agrenco.

A propósito, recientemente trascendió la noticia que el Noble Group se llevó a sus filas a parte del management internacional de Dreyfus para el comercio de subproductos, un pack de once operadores de Portugal, España e Italia.

Dreyfus dio el gran golpe en la Argentina cuando a comienzos de los 90 instaló en Gral. Lagos (al sur de Santa Fe) lo que en ese momento fue la planta de molienda de soja (crushing) más grande del mundo, con 12.000 toneladas/día.

Tuvieron que pasar trece años para que la compañía concretara su segunda gran inversión, una planta de crushing y puerto en Timbúes, al norte de Rosario, con capacidad para 8.000 t día, con posibilidad de duplicar ese volumen en una futura ampliación.

El mercado sostiene que para la compañía era estratégico tener una segunda planta en la región norte del polo aceitero de Rosario, dado que la región de Gral. Lagos se había vuelto un lugar muy solicitado.

Es que inicialmente solos, luego empezaron a tener la competencia de Noble, con su puerto en Lima, ahora Agrenco operando desde la vereda de enfrente, en Paranacito, y Bunge con su puerto en Ramallo, con posibilidad de agregar también molienda de soja.

A esto se le sumó el puerto de Punta Alvear, originalmente en manos de Productos Sudamericanos, que pasó a formar parte de los activos del número uno del trading granario, Cargill.

El crecimiento de la capacidad nacional de molienda de soja ha llevado a las compañías que operan en este segmento a volverse más agresivas a la hora de asegurarse la originación del grano. A diferencia de Cargill, y también de AGD o Bunge (aunque esta última recientemente vendió parte a la Asociación de Cooperativas Argentinas) Dreyfus no posee una vasta red de acopio propia en el interior del país. Esto puede ser visto como una ventaja o como una desventaja.

LDC le compra tanto a acopios como a los productores en forma directa. Uno de los estímulos que ofrecía en la pasada campaña a los chacarareros era darles silos del tipo “australianos” a quienes se comprometieran a venderles sus cosechas.

En tanto, recién ahora la empresa parece estar dispuesta a jugar como sus competidores (Cargill, Bunge, Vicentín) con el grano en una punta y los insumos en otros.

Por eso fue comentado en el mercado el pase de Juan Chiosa, un hombre de Quebrachito, a LDC para manejar el negocio de los fertilizantes. Incluso se habla de que la compañía barajaría también ofrecer fitosanitarios a los productores.

LDC también aparece muy activa a la hora de importar soja desde el Paraguay para su procesamiento y exportación como aceite y harina.

En 2006 fue la segunda importadora después de Cargill, con 245.000 toneladas, por un monto de u$s 49 millones, es decir un tercio del volumen total ingresado al país. En cuanto a sus ventas, las mismas se ubican en torno de los $3.000 millones (ejercicio cerrado al 31 de diciembre de 2004), con una ganancia declarada de $12 millones en ese ejercicio.

La empresa es accionista del Mercado a Término de Buenos Aires, del Rofex (Rosario) y de Argentina Clearing House.

Seguí leyendo:

Temas relacionados: