Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

El pollo argentino es un producto seguro y confiable

Roberto Domenech, Presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA) garantizó que la Argentina es un país libre de influenza aviar e instó a los consumidores locales a continuar eligiendo el producto sin preocupación.

25.10.2005
Infocampo
Infocampo

Con la finalidad de aclarar las dudas y de calmar los temores, el Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA) realizará esta tarde una conferencia de prensa sobre influenza aviar, en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. El leit motiv del encuentro es ampliar toda la información vinculada a la enfermedad, lugares por dónde se está presentando en el mundo entero, destacar que la Argentina es un país libre, que no registra el virus, y también evacuar las consultas que la entidad está recibiendo a partir de la aparición de la enfermedad en Asia y Europa.

×

“En todos los países el impacto se divide en: tener declarada la enfermedad y estar informado de la misma. Si el país se encuentra en la primera situación, se genera una retracción del consumo; ante la gran preocupación general por parte de los consumidores. En nuestro país, estamos registrando a través de los mayoristas, distribuidores y supermercadistas, muchas consultas que estamos tratando de aclararlas. Todavía no tenemos caída del consumo. La demanda ha sido normal durante la semana pasada y la reposición es normal”, comentó Roberto Domenech del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA) en diálogo con Infocampo TV.

No obstante, el dirigente agregó que es justo que la gente sienta aprehensión porque la información que circula no es clara. “En primer lugar, hay que resaltar que la Argentina es un país libre de la enfermedad, pero también es libre de aftosa y de newcastle, pero en estos casos es libre con vacunación; en cambio, en el caso de la gripe aviar es libre sin actividad viral. No existe la enfermedad en el país”, remarcó.

En segundo lugar, explicó que el contagio sólo se produce entre aves y la enfermedad la trasmiten las aves silvestres a través de las corrientes migratorias.

Finalmente, dijo que no hay contagio por consumo del producto y recalcó que para que el virus de un ave se hospede en un humano, hay que estar en contacto con el ave viva enferma y tener un contacto más allá de tocarla.

“Para ser más gráfico, la gallina tendría que estornudarle en la cara o bien a través de la diseminación que se produce cuando las heces se secan y si todo el excremento levantara polvillo, entonces por aspiración el virus podría alojarse en el interior de la persona. Esto no implica que haya contagio entre personas, porque no funciona así”.

Domenech también comentó que se están reforzando los controles en el país y recordó que esta enfermedad empezó en 2003 en Corea y a principios de 2004 en Vietnam y en Tailandia. “En ese momento, la Argentina recibió el beneficio indirecto de ser un país sano porque al salir Tailandia del mercado, que era el tercer exportador mundial con 800.000 toneladas, el mundo empieza a buscar países que estén libres y que ofrezcan seguridad. Argentina es uno de ellos, la situación nos encontró en un buen momento porque podemos generar abastecimiento y esto ha permitido que en estos 2 años nosotros hayamos pasado de 30.000 toneladas de exportación a 140.000 este año”.

Hoy son 58 los países abastecidos por la Argentina, un país considerado confiable en cuanto a la seguridad y calidad del producto. “Este es el escenario más importante donde nos podemos mover para garantizar el producto. El Senasa, junto con los privados, está incrementando el monitoreo para ver si aparece actividad viral. Esto se hace en animales de transpatio porque son los que podrían estar en contacto con excrementos de algunas aves acuáticas o silvestres. Este control se efectúa fundamentalmente en el Norte porque las migraciones vienen del norte, también se toman muestras con la gente de fauna siempre vinculado al SENASA, que son quienes pueden hacerlo porque los antígenos lo tienen sólo los laboratorios oficiales. Pero estén tranquilos que en la Argentina se puede seguir comiendo pollo”, recalcó Domenech.

Tags