Publicidad Cerrar X

En medio de la sequía, impulsan un proyecto de ley de “promoción y fomento” de sistemas de riego

Es una iniciativa de la diputada mendocina Marisa Uceda, del Frente de Todos. Estima que Argentina pierde por año U$S 1.500 millones por no tener un sistema de riego unificado. Cómo se beneficiaría a los productores.

Entre los proyectos de Ley vinculados a las producciones agropecuarias para 2023, con el de Promoción Agroindustrial como el único con chances de ser tratado en el recinto durante las Sesiones Extraordinarias del verano, se encuentra el trabajo de la diputada frentetodista Marisa Uceda, mendocina.

¿Qué propone? Crear el denominado “Régimen de Promoción y Fomento de los Sistemas Eficientes de Riego Agropecuario”.

Se trata de un trabajo que busca apuntalar el mejor provecho del agua y aplicarla de manera eficiente en los sistemas de riego intrafinca, optimizar obras existentes, ejecutar obras hídricas complementarias como represas, impermeabilizaciones, acueductos y perforaciones,,

Propone también la adquisición y reparación de equipos de riego fijos y/o desmontables, reestructurar parcelas e incluso de “la reconversión e inversión en equipos y/u obras que impliquen la transición al uso de energías renovables”.

“Más de dos tercios de la superficie de nuestro planeta es agua, pero solamente alrededor del 3% existente es agua dulce, es decir que el sostenimiento de la vida humana y la de los ecosistemas depende de este recurso”, estimó.

A su vez, “la composición de ese 3% de agua dulce disponible en el planeta es la siguiente: el 70% corresponde a hielos continentales en forma de casquetes polares y glaciares, el 29% se encuentra en forma subterránea y únicamente el 1% es superficial y fácilmente accesible”, detalló Uceda en su presentación.

La diputada se basa en datos de la la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en los cuales se determinó que “el 70% de la extracción total del agua dulce disponible en el planeta es utilizada en la agricultura, con un porcentaje cercano al 85% cuando se consideran solamente los países en desarrollo”.

El suministro doméstico de agua y la industria están en competencia directa con el sector agropecuario por recursos hídricos cada vez más escasos”, aseguró.

¿CUÁNTO PIERDE EL AGRO ARGENTINO?

El hecho de no eficientizar el uso del agua para riego genera grandes pérdidas. Según lo presentado, el Banco Mundial ya cuenta con una estimación de cuánto es lo que Argentina deja de ganar por no contar con las obras necesarias en esta materia.

En el mundo existen actualmente 1.260 millones de hectáreas bajo agricultura “de secano”, correspondientes a un 80% del total de la tierra cultivada del mundo que suministran el 60% de la alimentación global.

En tanto que los 277 millones de hectáreas bajo riego que representan el restante de tierra cultivada contribuyen con el otro 40% de los suministros de alimentos.

Entonces, e promedio, los rendimientos por unidad de superficie cultivada son 2 o 3 veces más altos en las áreas regadas que en las áreas de secano.

“Estos números demuestran que la agricultura bajo riego ha tenido y continuará teniendo un papel importante tanto en la provisión del suministro de los alimentos”, redondeó Uceda.

Embalse El Carrizal, Mendoza

En ese sentido Argentina está dividida en tres áreas: árida, semiárida y húmeda.

  • La zona árida tiene una superficie de 149,6 millones de hectáreas (52,2%),
  • La semiárida de 49,8 millones hectáreas (18,1%)
  • La húmeda de 76,3 millones hectáreas (27,7%),

Por eso, una adecuada gestión del riego se torna indispensable para hacer un eficiente uso del recurso hídrico.

Los sistemas de riego considerados claves para el crecimiento del producto agrícola presentan una eficiencia muy baja cercana al 40% porque predominan los sistemas de riego “tradicionales”.

“La situación se agrava al observarse que no se operan adecuadamente. Es fundamental que se considere que las pérdidas económicas anuales relacionadas directamente con la ineficiencia en la gestión de los recursos hídricos podrían estimarse en u$s 1.500 millones de dólares según estimaciones realizadas por el Banco Mundial”, precisó.

El Congreso tuvo poca actividad agropecuaria en 2022.

¿QUÉ SOSTIENE EL PROYECTO?

La propuesta le da la postestad de aplicar su ordenamiento al “Comité de Evaluación y Seguimiento de Proyectos para la Eficientización del Riego Agropecuario”, ente a crearse si es que la idea prospera en el Congreso, que estará compuesto por el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), el INA Instituto Nacional del Agua), el Instituto Nacional de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena más las autoridades de aplicación locales.

¿La autoridad de aplicación? La Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca en coordinación con dicho comité.

Se prevé también el impulso a pequeñas producciones, cooperativas y economías de la agricultura familiar e indígena. “Los proyectos presentados por propietarios/as y/o arrendatarios de hasta 30 hectáreas, gozarán de un crédito equivalente al 100% de la inversión a efectuar a los fines del Artículo 2° de la presente ley”, propone.

Los mismos sectores contarían también con “Subsidio total o parcial para el pago de honorarios de un profesional de las ciencias agronómicas”.

EL PROYECTO COMPLETO

Régimen de Promoción y Fomento de Los Sistemas Eficientes de Riego Agropecuario

Temas relacionados: