Publicidad Cerrar X

Faltan cosechadores en Cuyo

El alerta había sido realizado en los últimos años por la vitivinicultura y la olivicultura, dos de las actividades agrícolas más importantes de la provincia y ahora alcanza al ajo, a otras hortalizas y frutas, según denuncia de dirigentes del sector.

A medida que pasa el tiempo es más que preocupante la falta de cosechadores y, ante esa situación, aparece la cosecha mecánica como alternativa, la que también cuenta con sus importantes inconvenientes.

De nada valieron las aclaraciones de la propia Presidenta de la Nación, respecto del mantenimiento de los planes sociales a quienes desarrollan tareas periódicas, como es la cosecha, mientras los problemas para la recolección mecánica surgen de las trabas impuestas por el Gobierno nacional para las importaciones, tanto de cosechadoras como de repuestos.

Por distintas circunstancias, en lo que hace a la cosecha de uva y de aceitunas se ha roto, al menos en la última década, una situación a la que los mendocinos estábamos acostumbrados a vivir. Por un lado, las familias que aprovechaban la vendimia para ganar un dinero destinado a adquirir alimentos, o la mejora de la vivienda o bien para enfrentar los gastos de la escolaridad de sus hijos.

En ese aspecto, al decir de los propios dirigentes del sector, un aspecto que ha tenido una influencia superlativa ha sido el otorgamiento de distintos planes sociales, los que dejan de prestarse, provisoriamente, cuando una persona obtiene un empleo.

Frente a ese inconveniente, la propia Presidenta de la Nación, en una visita que realizó a Mendoza con motivo de la Fiesta Nacional de la Vendimia, aclaró que las personas no pierden el beneficio. De todos modos, ante la duda, mucha gente opta por no ir a cosechar.

La restante situación se da con los obreros golondrina, quienes realizaban un raid laboral que consistía en participar de la zafra de la caña de azúcar en el Norte, venir a Mendoza para levantar la uva y luego la aceituna y retornar al Norte para la zafra. Por distintas circunstancias, en las que pueden haber influido también los planes sociales, esa gente ya no llega a Mendoza.

Entonces, la opción es la cosecha mecánica. En el sector vitivinícola se sabe que muchas empresas están adaptando sus viñedos a este tipo de recolección y sólo destinarán a la cosecha manual a aquellas parcelas reservadas a uvas de alto nivel de calidad. Pero aquí también se plantean inconvenientes.

Si bien es cierto que se ha producido un importante crecimiento de la industria nacional proveedora de maquinarias para este tipo de actividad, no es menos real que -tal como fuera denunciado el año pasado- las trabas impuestas desde el Gobierno nacional a la importación de insumos, de maquinaria industrial o de repuestos, han provocado que no se pueda cumplir con las necesidades que la vendimia exige.

En este plano también han hecho conocer su preocupación los productores de aceitunas, ajos y de frutas. Las autoridades locales, al igual que las restantes provincias que cuentan con actividad agrícola similar a la de Mendoza, como es el caso de San Juan y de Río Negro, están informadas de la situación.

Debería realizarse una suficiente campaña de esclarecimiento respecto de la no pérdida de los beneficios sociales para quienes desarrollen tareas en la cosecha, mientras paralelamente realizar gestiones ante las autoridades nacionales a los efectos de agilizar la tramitación para el ingreso de elementos necesarios para el mantenimiento de las cosechadoras. No es mucho el tiempo que resta para el inicio de la vendimia y, de continuar la actual situación, las complicaciones aparecerán y resultarán difíciles de resolver. (Los Andes – Mendoza)

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: