Publicidad Cerrar X

Maíz: pautas para la trilla frente al estrés hídrico

Se debe prestar atención a la velocidad de cosecha y regular la placa espigadora del cabezal. Para reducir el daño mecánico, hay que controlar las vueltas por minuto del rotor y la separación del cóncavo.

Print Friendly, PDF & Email
06.02.2009
Infocampo
Infocampo

Ante la adversidad del alto déficit hídrico que ha sufrido el cultivo de maíz en esta campaña, el Ing. Agr. José Peiretti, de INTA Manfredi, explicó que, en la próxima cosecha, el productor deberá ajustar las herramientas de manejo, para que el impacto en los rendimientos sea el menor posible.

En primer lugar, el profesional destacó que en tolerancia de pérdidas de cultivos de granos se hace referencia a un valor fijo de kilos/ha perdidos. ‘En maíz, es de 210 kg/ha, y es independiente del rendimiento”, explicó.

Un punto de partida es efectuar un análisis de situación, para averiguar si la máquina está perdiendo por encima de los 210 kg/ha. ‘Se debe realizar un muestreo previo al trabajo de la cosechadora y en las primeras pasadas’, señaló.

Una metodología propuesta por INTA Precop para medir el alcance de las pérdidas es la delimitación de un rectángulo en el lote, que tendrá el ancho del cabezal.

Para marcar el largo, en el caso de maíz sembrado a 52 cm será de 14,3 m, y sembrado a 70 cm, es de 19 m. El segundo paso es distribuir cuatro aros de alambre, de 56 cm de diámetro, que equivalen a una superficie de muestreo de 1 m2.

Los granos y restos de espigas sin trillar que se encuentran por encima de los aros representan las pérdidas por cola. Por su parte, las pérdidas por desgrane se determinan recogiendo el material situado debajo de los aros.

En cultivos afectados por la sequía, y con un menor rendimiento por hectárea, Peiretti explicó que no es recomendable el aumento excesivo de la velocidad de avance de la cosechadora. ‘Una velocidad adecuada para la cosecha oscila entre los 6 y 6,5 km/h’, afirmó.

El momento adecuado para separar la espiga de la planta es cuando el cabezal se encuentra en la mitad del recorrido, desde que la planta es tomada por el cabezal hasta su parte posterior. Al preparar la unidad, un punto clave es la regulación de la placa espigadora de cabezal. Si la sequía redujo el tamaño promedio de las espigas del lote es probable que se filtren por la placa espigadora y se desgranen cuando tomen contacto con los rolos espigadores.

‘Para detectar esta pérdida en el terreno hay que caminar la línea del surco cosechado y abrir las chalas; dentro de ellas se puede detectar el desgrane’, sostuvo Peiretti.

Si la falta de agua debilitó el estado de las plantas al momento de la cosecha, se debe evitar que el trabajo del cabezal arranque las plantas del suelo. Si esto ocurre, serán tragadas por la cosechadora y sobrecargarán los sistemas de separación y limpieza de la unidad, con un aumento en las pérdidas por cola.

‘La situación ideal es que la cosechadora deje en el lote toda la planta de maíz, sin la espiga y anclada al suelo’. Al revisar el estado del cabezal, las gomas retenedoras deben encontrarse en buen estado, para evitar que aumente el porcentaje de espigas caídas al suelo.

Para reducir el daño mecánico, las dos variables que deben controlarse son las vueltas por minuto del rotor y la separación del cóncavo.

‘Mientras más entero y sin granos adheridos salga el marlo por la cola de la cosechadora, el trabajo de trilla será de mayor calidad’, afirmó el profesional.

(Artículo publicado en la edición de hoy Infocampo Semanario)

Tags

Notas relacionadas

Actualidad del campo

15.08.2022 | Por Infocampo

Las nuevas moléculas para el manejo sanitario que llegan para los cultivos de verano

Durante el Congreso de Aapresid, se presentaron dos novedades herbicidas y fungicidas que diversifican los tratamientos tradicionales.

15.08.2022 | Por Infocampo

El Gobierno renovó “Cortes Cuidados”: cuánto vale el asado en relación a los precios “reales” de la carne

De acuerdo a relevamientos privados, la brecha con los mostradores de las carnicerías se ubica sobre los $400 el kilo. Además, el volumen destinado a este programa apenas cubre entre 6% y 8% del consumo nacional.

15.08.2022 | Por Infocampo

Agricultura convocó a los equipos técnicos de la Mesa de Enlace para “definir la hoja de ruta”

En este encuentro, participarán cuadros del gremialismo rural y de la cartera agropecuaria. La próxima semana, habrá nueva cumbre entre el campo y Massa.

15.08.2022 | Por Infocampo

Fue un pionero de la siembra directa y ahora inventó un sistema para seguir mejorándola

Jorge Romagnoli es uno de los impulsores de esta tecnología y ahora desarrolló una cuchilla que se autoafila y que mejora el corte de los rastrojos, haciendo más eficiente el proceso.

14.08.2022 | Por Infocampo

Mesa Redonda Global para la Carne Sostenible: la experiencia de cinco países para reducir emisiones

Representantes de Argentina, Brasil, Colombia, México y Paraguay contaron sus experiencias para mejorar aspectos económicos, sociales y ambientales de la cadena de valor vacuna

14.08.2022 | Por Infocampo

Los biocombustibles motorizan la agenda ambiental y pueden traccionar más exportaciones

Más allá de los rindes en la producción primaria, hoy se apunta a variables como sostenibilidad, calidad y el impacto en el medio ambiente.

13.08.2022 | Por Infocampo

El rol de Argentina en el mercado mundial de los alimentos: “No hay país que pueda salvarse solo”

Referentes de entidades como IICA y FAO analizaron, durante el 30° Congreso de Aapresid, el rol de las políticas y del sector productivo, para garantizar la soberanía alimentaria

13.08.2022 | Por Infocampo

¿Cómo revertir el balance negativo de carbono en el suelo?

En uno de los paneles del 30° Congreso de Aapresid, destacaron que los suelos agrícolas pueden jugar un rol clave para reducir las emisiones de gases efecto invernadero, a través del secuestro de carbono.

13.08.2022 | Por Infocampo

Los hongos también se vuelven resistentes: llega una nueva molécula fungicida para combatirlos

Durante el Congreso de Aapresid, una multinacional lanzó su primer producto elaborado en base a la molécula Fluindapyr, una carboxamida que amplía el abanico de armas para combatir enfermedades.