Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

Monsanto cree que la solución por el pago de tecnología llegará pronto

En el marco del conflicto generado alrededor del cobro por tecnología en semillas, Pablo Vaquero, de Monsanto, consideró que si bien hace dos años que las partes involucradas en el conflicto no logran llegar a un acuerdo, "las conversaciones siguen avanzando, no están rotas". Así, destacó que "nos sentimos cada vez más confiados de que esto va a arribar a una buena solución".

22.09.2005
Infocampo
Infocampo

El director de estrategia y nuevos negocios de Monsanto destacó en Infocampo TV que “a medida que pasa el tiempo, todos nos vamos dando cuenta de los errores del pasado y vislumbramos las oportunidades del futuro”.

Vaquero consideró que el conflicto por el pago de tecnologías “es un tema del presente que tenemos que solucionar”.

×

En este sentido, aseguró que “las conversaciones siguen avanzando, no están rotas”, para agregar que “continuamente, ya sea a través de ASA (Asociación de Semilleros Argentinos) o directamente desde Monsanto, tenemos conversaciones con la Secretaría (de Agricultura de la Nación), las entidades, y los productores, con los que tratamos de que todos entendamos lo que pensamos sobre el presente y el futuro”.

De este modo, Vaquero explicó que el fin de estas conversaciones es alcanzar un acuerdo, “como para tejer el puente de plata que permita pasar a las nuevas tecnologías”.

Si bien el conflicto se prolonga desde hace dos años, el dirigente empresarial consideró que “a medida que pasa el tiempo, nos sentimos cada vez más confiados de que esto va a arribar a una buena solución”.

Por otro lado, Vaquero destacó que si bien muchos creen que Monsanto nunca cobró la tecnología en cuestión, la empresa la cobraba “a través de la venta de semilla certificada por contrato con los semilleros que venden variedades de soja”.

En este sentido, expuso que “el mecanismo era puro y transparente”.

Sin embargo, el director de nuevos negocios, aclaró que “la venta de semillas certificadas fue bajando cada vez más desde 1996, cuando apareció el gen RR”.

Vaquero fue más allá y sostuvo, “esto implicó que, ahora, el 80% de la soja que se comercializa no paga por la tecnología, no solamente por la tecnología RR sino tampoco por el germoplasma”.

De esta manera, consideró que “el problema no es sólo nuestro sino que Monsanto es el que ha puesto el conflicto sobre la mesa”.

Así, argumentó que “el secretario de Agricultura lo ha entendido y estuvo durante los últimos 2 años buscando una solución”.

Sin embargo, el dirigente empresarial manifestó que “evidentemente, las diferencias en el pasado eran muy lejanas entre una punta y la otra, pero se han ido acercando”.

En relación a las acciones legales iniciadas por Monsanto en Europa, Vaquero reconoció que el tema preocupa a los exportadores y destacó que “el hecho de haber recurrido a Europa, surge de poner sobre la mesa el tema de si Monsanto tenía derecho o no a cobrar por el tema de las patentes”. Cabe recordar que la empresa no posee la patente por la soja RR en la Argentina.

En este sentido, expuso que “por eso de alguna manera recurrimos a la justicia europea, para que determine si Monsanto tiene derecho o no”.

Sin embargo destacó que, más allá de esto, me parece que lo importante es cómo resolver el tema localmente”.

En este sentido, argumentó que “en definitiva, de lo que se trata es de cómo acordar con los productores agropecuarios argentinos, para que esta tecnología siga disponible”.

Asimismo, aludió a la necesidad de que también las nuevas tecnologías estén al alcance de los productores, “para que podamos seguir avanzando”.

Con vistas al futuro

El directivo de Monsanto manifestó que la empresa se dedicará “tanto a lo que es agricultura, como también a la parte animal”.

En la cuanto a la primera, destacó que “lo que ya está listo y estamos iniciando los procesos, es lo que tiene que ver con la alfalfa RR”.

Vaquero aclaró que “aún hay que buscar los mecanismos para poder compartir el valor con el productor”, pero aseguró que “la tecnología ya fue lanzada en EE.UU. y estamos avanzando para lanzarla en Argentina”.

Con respecto a la soja, expuso que “hoy están apareciendo nuevas tecnologías que tienen que ver con aceites mejorados (que no van a necesitar de procesos de hidrogenación, que van a tener menor cantidad de ácidos lénicos y menos ácidos trans) y esto, en el mediano plazo, se va a convertir en un commodity a nivel mundial”.

En este sentido, consideró que “los aceites de soja aportarán una mejora muy importante para la salud humana”.

Si bien reconoció que para que las nuevas tecnologías se incorporen, es necesario primero solucionar el conflicto de las regalías, Vaquero destacó que “prefiero mirar al futuro con optimismo y decir que el tema de la soja RR se va a resolver”.

El dirigente empresarial resaltó que “queremos avanzar y preparar la plataforma para el nuevo lanzamiento”.

De este modo, consideró que “hay que tratar de balancear las oportunidades que ofrece el futuro y los problemas que tenemos que resolver hoy”.

Con respecto a la parte animal, un negocio en el cual Mosanto se está incorporando, Vaquero resaltó que existen dos cosas importantes.

Así, manifestó que, por un lado, “la empresa está llevando a la parte animal toda su tecnología para la inspección de genes que producen beneficios en las plantas (genes que produzcan mejoras en cuanto a grasa intermuscular, entre otros), aplicados a la producción porcina.

Por otro lado, el director de estrategia destacó que “Monsanto acaba de lanzar una tecnología que permite la detección de la progenia, especialmente en la parte de lechería, y de las hembras, con un 85% de exactitud y un bajo costo”.

Así, aseguró que “esto podría mejorar la producción lechera y bajar los costos enormemente”, lo que sería inmensamente beneficioso para los tamberos.

Verónica Scornik

vscornik@infocampo.com.ar

Tags