Publicidad Cerrar X
| Infocampo, noticias del campo

Se desarrollaron dos nuevas variedades de durazno

El INTA San Pedro presentó dos nuevas variedades de durazno que se adaptan a la zona del norte bonaerense. Además se inscribieron seis cultivares en el INASE.

19.12.2014
Infocampo
Infocampo

Técnicos del INTA desarrollaron dos nuevas variedades de durazno denominadas “Querandí INTA” y “Eusebio”. Ambas prosperan en la zona frutícola del norte bonaerense y, por sus características agronómicas, la primera se adecua a la producción familiar mientras que la segunda tiene un mayor potencial para su cultivo a escala comercial. Además se inscribieron otras seis variedades, que ya se producen en la región, en el Registro Nacional de Cultivares del Instituto Nacional de Semillas (INASE).

“La investigación para la obtención de nuevas variedades responde a un interés que nunca decae en el productor frutícola”, señaló Gabriel Valentini, especialista del INTA San Pedro –Buenos Aires–, quien también agregó: “Es fundamental obtener variedades con características mejoradas, ya que eso facilita el acceso de la producción al mercado interno y, por lo tanto, la sostenibilidad de los productores”.

“Querandí INTA” se destaca por el carácter temprano de su cosecha –desde el 18 de noviembre hasta el 5 de diciembre–, si se tiene en cuenta que el período de cosecha de duraznos en la zona se extiende hasta el mes de marzo. Desarrollada a partir de materiales genéticos disponibles en las colecciones del INTA San Pedro, esta variedad comienza a florecer hacia el 25 de agosto y finaliza alrededor del 10 de septiembre.

Con respecto al fruto, este es un durazno de pulpa amarilla –con una textura similar a la de los duraznos que se utilizan para enlatar–, firme, ligeramente fibrosa y con un carozo bastante adherido a la pulpa. Su piel es de color amarillo con un sobrecolor rojo que puede ocupar hasta el 70% de la superficie, y su peso promedio ronda los 150 gramos.

“Por su cosecha temprana, esta variedad escapa al ataque de algunas plagas y enfermedades y, con un calendario sanitario de cuidados mínimos, puede llegarse a la cosecha con una buena cantidad y calidad de frutos”, explicó Valentini. En esa línea, especificó que “una planta adulta bien tratada puede producir entre 25 y 30 kilos de fruta”.

En general, esta variedad se aprecia por el buen sabor y aroma de sus frutos, los cuales tienen un contenido relativamente alto de azúcar –según la época de cosecha– y una pulpa bastante consistente. Debido a estas cualidades, los frutos pueden ser consumidos en fresco o utilizados para elaborar dulces y mermeladas artesanales y duraznos en almíbar.

“Si bien un productor comercial puede utilizar esta variedad, por sus buenas características, nosotros la recomendamos también para el huerto familiar”, afirmó el técnico. Se estima que este cultivar –sumado al segundo, “Eusebio”– esté disponible en los viveros de la zona hacia principios del próximo año.

Tags