Publicidad Cerrar X

Sostienen que el campo retiene granos por U$S 4.000 M

La poca predisposición de los productores a vender granos se explica por varios motivos: por la devaluación acelerada del dólar oficial, por las trabas a la comercialización del trigo y del maíz, un permanente reclamo de la Mesa de Enlace, y por la actual incertidumbre económica.

El consultor del mercado granario Gustavo López, director de Agritend, calculó que los productores están reteniendo granos por U$S 4.000 M. Hace esta estimación comparando el comportamiento que tuvieron los chacareros a lo largo de las últimas campañas tomando como fecha de referencia el 15 de enero.

La poca predisposición de los productores a vender granos se explica por varios motivos: por la devaluación acelerada del dólar oficial, por las trabas a la comercialización del trigo y del maíz, un permanente reclamo de la Mesa de Enlace, y por la actual incertidumbre económica.

Según Gustavo López, los 4000 millones de dólares en granos que se tienen retenidos se explican por los 600 millones que todavía no se vendieron de trigo, los 1000 millones de maíz y los 2400 millones de soja de la vieja y nueva cosecha. Pero vale la pena detenerse en lo que ocurrió en cada uno de estos cultivos para entender que el gran responsable del comportamiento que tienen los productores, que funcionan con la lógica de un agente económico, es el mismo Gobierno. Que en lugar de ser un beneficiario directo del ingreso de dólares en el país prefirió primero perjudicar al campo y después terminar perjudicándose.

Según publicó La Nación, en el caso del trigo, el Gobierno se acaba de tirar un tiro en el pie con el anuncio del ministro de Economía, Axel Kicillof, que en lugar de liberar 1,5 millones de toneladas en forma inmediata, tal como estaba acordado con el ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela, liberó sólo 500.000 toneladas. La consecuencia fue que, en lugar de tener vendido más del 50% de la cosecha de trigo, se tiene comercializada sólo el 25%. Una diferencia de 600 millones de dólares.

Con el maíz, el Gobierno le apuntó al otro pie para pegarse el tiro. Sin anuncios de ningún tipo en cuanto a cupos de exportación, ni señales de cambios en el proceso de otorgamiento de ROE’s (registro de operaciones al exterior) el desaliento de los productores se expresó en que tienen vendidas al momento sólo 1,7 millones de toneladas contra los 8 millones de toneladas que, según Gustavo López, hubieran sido vendidas de acuerdo con la comercialización de las últimas campañas. Otros 1000 millones que no ingresaron.

De la cosecha vieja quedan actualmente sin vender algo menos de 10 millones de toneladas y se calcula que quedarán, al momento que entre la nueva cosecha, unos 6 millones. Este arrastre duplica los 3 millones de toneladas que habitualmente pasan de una cosecha a otra. Entre la soja de la vieja y de la nueva cosecha sin vender, comparando con la comercialización de los últimos años, hay 2400 millones de dólares.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: