| InfocampoTV

Subproductos frutihortícolas, de malezas y especies arbóreas: las alternativas para mejorar la dieta en bovinos

En esta oportunidad, el INTA informa sobre los subproductos de la industria oleaginosa y frutihortícola que surgen como opciones para la alimentación del ganado bovino. Dos sectores que se unen para obtener grandes beneficios.

Print Friendly, PDF & Email
12.06.2018 | Por Solana Sommantico
Solana
Sommantico

En la actualidad del sector ganadero, cada vez existe una mayor exigencia de calidad de carne por parte del consumidor, tanto en el mercado interno como en el externo.

“Este escenario demanda un replanteo en el que surgen alternativas nutricionales promisoras como los subproductos oleaginosos y frutihortícolas, malezas y especies arbóleas que permiten adaptarse a esta nueva realidad”, indicó Aníbal Fernández Mayer,nutricionista del INTA Bordenave.

Las condiciones para producir carne son cada vez más complejas, debido a la variabilidad climatica y los suelos.

Según indican desde el INTA, Fernández Mayer destacó que la clave para lograr una buena producción de carne de calidad está en los alimentos , que se implementan en la dieta de los animales.

Subproductos de la industria fruti-horticola y más

El especialista remarcó el aporte nutricional que pueden dar los subproductos de la agroindustria y residuos de la cosecha fruti-hortícola, como así también los rastrojos de la cosecha fina y gruesa disponibles en todas las regiones de la Argentina.

Además, destacó los alimentos novedosos como los pastos naturales, las malezas y las especies arbóreas, entre otras alternativas.

“Los desechos de frutas y hojas tienen un gran potencial nutricional con un buen contenido en azúcares y alta proporción de agua”. Por esto, el ensilaje es el mejor método para conservarlos.

Según informan, con el fin de asegurar una adecuada fermentación, es necesario mezclar estos residuos con “alguna fuente correctora y fibrosa “, por ejemplo pajas o rica en azúcares (granos o melaza). De esta forma, se mejora la calidad y la condición del ensilado.

Pulpa de tomate (mezcla de hollejo y semillas): representa un quinto del peso total del tomate fresco y tiene un alto valor nutritivo, por tratarse de una fuente rica de proteínas. Para su ensilado, es preciso mezclar capas alternadas de pulpa con otros subproductos fibrosos, tales como paja triturada o salvado de trigo para absorber y evitar la pérdida del efluente.

Torta de prensado de aceitunas: es un residuo que contiene el hueso y la pulpa. Se obtiene al finalizar la extracción del aceite y su valor nutritivo es bajo, pero es útil en períodos de escasez de forraje. Debido a su alto contenido de aceite, si la torta permanece a la intemperie se deteriora rápidamente.

Orujo de uva: es un residuo que contiene semillas, pulpa y tallos con un contenido de 50 % de materia seca y un valor nutritivo relativamente bajo. Al ensilar el orujo fresco mezclado con subproductos de alta calidad,se mejora su fermentación y su almacenamiento y se obtiene un ensilaje bien conservado y apetecible.

Residuos de la industria de jugos: tienen un nivel bajo de materia seca, de proteína, de calcio y fósforo. En cambio, tienen muy buena digestibilidad y concentración energética, aportado por un alto contenido de azúcares solubles y ricos en fibra muy digestible.

Orujo de manzana: es un residuo de la industria de jugos y de la sidra, compuesto por la pulpa, cáscara y endocarpio (centro), pobre en proteínas y moderado en energía, con un bajo nivel de materia seca.

Subproductos del banano: son de gran importancia para la alimentación de rumiantes y comprenden las frutas rechazadas (verdes, no maduras y maduras) que son una buena fuente de energía para los animales. Las vacas lecheras o bovinos para carne las apetecen y pueden consumir grandes cantidades.

Hojas y pseudotroncos del banano: son fuentes de forraje muy útiles en muchos países tropicales, sobretodo en la época seca. Se pueden triturar y distribuir frescos o se pueden ensilar. Tiene niveles muy bajos en proteínas y minerales.

Harina de cártamo y de colza: la primera, es rica en fibra y niveles medios a altos en proteína (18-22 %). La segunda se destaca por su alto nivel proteico (alrededor del 37% sobre base seca) y se caracteriza por ser muy aceptado por los rumiantes.

Especies arbóreas (leñosas, arvenses o arbustivas y trepadoras): se destacan por los altos niveles proteicos y moderados a bajos contenidos en fibra. Entre ellos, se puede mencionar a la Mora (Morus alba), Leucaena (Leucaena leucocephala), Gliciridia (Gliricidia sepium), Pithecellobium dulce, Acacia farnesiana

24.07.2018 | Por Solana Sommantico

Una cooperativa riojana presentó el único espumante torrontés con coñac

La productora Paula Jareño conversó con Infocampo sobre la actualidad del sector y los productos que presentaron en la Exposición Rural en Palermo.

10.01.2019 | Por Solana Sommantico

La importancia del efecto de la luz en los pollos de engorde

Un investigador avícola de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, en EEUU, realizó un estudio el cual destaca el impacto del manejo de la iluminación, en el rendimiento y viabilidad de las aves de engorde. Los detalles.

11.04.2019 | Por Solana Sommantico

Recomendaciones acerca de cómo calibrar correctamente las mochilas pulverizadoras

Casafe realizó un informe con el fin de proveer información para hacer frente a las enfermedades, malezas e insectos que afectan a los cultivos. Sin embargo, consideran importante tomar los recaudos necesarios para lograr aplicaciones eficientes.