Publicidad Cerrar X
| Infocampo, noticias del campo

Un informe del Inta destaca el uso de silajes de sorgo en sistemas ganaderos

El uso de silajes de sorgo en sistemas ganaderos de la Cuenca del Salado se ha incrementado notoriamente debido a su mayor rusticidad en ambientes marginales y a su bajo costo por kilo de materia seca producida.  

26.09.2016
Infocampo
Infocampo

El uso de silajes de sorgo en sistemas ganaderos de la Cuenca del Salado se ha incrementado notoriamente debido a su mayor rusticidad en ambientes marginales y a su bajo costo por kilo de materia seca producida.

Su incorporación en los sistemas productivos en la región central de la provincia de Buenos Aires ha conducido a los técnicos de la Estación Experimental Agropecuaria Cuenca del Salado de INTA a realizar ensayos comparativos orientados a evaluar aspectos referidos al comportamiento de diferentes híbridos de sorgo.

Según comentan los profesionales del INTA al fundamentar ese trabajo “conocer el comportamiento de distintos híbridos de sorgo con destino a silaje, en condiciones de campo, a través de la determinación del rendimiento y los parámetros de calidad resulta fundamental en un proyecto productivo”. Por tal motivo, y dado que existe una gran variabilidad genética, con distintos tipos morfológicos y una permanente aparición de nuevos materiales que dificulta la elección del híbrido que se planea ensilar, desde la experimental se impulsa un trabajo de seguimiento desde hace casi una década.

Con el objetivo de evaluar el comportamiento de distintos híbridos del  cultivo con destino a silaje, en condiciones de campo, a través de la determinación del rendimiento y los parámetros de calidad los técnicos del INTA realizaron un ensayo comparativo de híbridos de sorgo durante la campaña 2015/2016 en la Chacra Experimental Chascomús, perteneciente al Ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia de Buenos Aires, en el marco del trabajo integrado INTA-MAIBA. La siembra se realizó en  directa sobre un suelo de loma perteneciente a la serie Chascomús, cuyo cultivo antecesor fue sorgo.

En el ensayo iniciado los primeros días de diciembre participaron 17 materiales de sorgo con características contrastantes en cuanto a la proporción de las partes constitutivas de la planta (hoja, tallo y panoja). En pre-emergencia del cultivo se realizó un control de malezas. A mediados del mes de marzo se cosechó mediante la utilización de una picadora autopropulsada, determinando la producción de materia verde.

Según comentan los técnicos del INTA “la mayoría de los materiales al momento del picado se encontraban en estado de grano pastoso/duro”. En ese momento “se tomaron dos sub-muestras de cada material. Una se envió a laboratorio para determinar los parámetros de calidad, digestibilidad de la materia seca (Digest); fibra detergente neutro (FDN) y energía metabolizable (EM)]. La otra fue secada en estufa para determinar el porcentaje de materia seca”. Adicionalmente, se seleccionaron 5 plantas al azar por parcela a las cuales se les determinó altura (desde el suelo hasta el último entrenudo) y el porcentaje de azúcar en tallo con un refractómetro de mano. Los resultados fueron procesados mediante un análisis de varianza (ANOVA) y la diferencia mínima entre medias de tratamientos mediante una prueba L.S.D., indicando diferencias mínimas significativas.

Leé el informe completo del INTA haciendo click AQUÍ








Tags