Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

Aseguran que el control de sanidad en toros evita pérdidas de hasta un 30%

Campylobacteriosis Genital Bovina y Tricomonosis son dos enfermedades venéreas o de transmición sexual endémicas que pueden generar mermas productivas entre el 15 y el 30%.

18.09.2019
Facundo Mesquida
Facundo
Mesquida

Periodista

Foto: INTA

De acuerdo con Fernando –especialista en sanidad animal del , Buenos Aires–, “ y Tricomonosis son enfermedades venéreas o de transmisión sexual endémicas en la Argentina que afectan a los bovinos de cría y generan mermas reproductivas de entre el 15 y el 30 % por bajos porcentajes de preñez y ”. Además, se deben sumar el descarte de vientres vacíos y de con la enfermedad.

×

Se trata de enfermedades asintomáticas que viven de por vida en los toros y son las hembras quienes manifiestan las pérdidas reproductivas. Por ser el reservorio más importante y los diseminadores de estas enfermedades, los toros son la categoría donde se debe realizar el diagnóstico inicial. De todos modos, no se descarta que las hembras puedan mantener una estación reproductiva a otra la infección y transformarse, así, en infectadas persistentes, detalla el INTA Informa.

En esta línea, Paolicchi aseguró que “implementar cualquier tecnología disponible para la detección y prevención de estas enfermedades, ya sea mediante vacunas, el reemplazo de toros positivos por negativos o bien el control pre servicio, siempre va a tener un mayor rédito económico que el de padecer las consecuencias de una enfermedad venérea”.

“A pesar de que la Argentina cuenta con tecnología instalada, buena capacidad de los laboratorios, de los profesionales veterinarios capacitados y del INTA que colabora activamente, hay una gran parte de los productores agropecuarios que no realizan el control de sus toros”, alertó el especialista de Balcarce, para quien, el manejo preventivo es “clave”.

En este sentido, destacó la importancia de realizar las medidas de manejo clásicas como son el control físico y sanitario anual para un diagnóstico prematuro de los toros que se van a utilizar en el servicio y de los nuevos, apenas se compran. Además, –agregó– es importante realizar un control en los alambrados perimetrales y estar atentos a la presencia de estas enfermedades en establecimientos vecinos, destaca la publicación del INTA Informa.

Para Paolicchi, resulta “fundamental” incorporar el raspado de toros al calendario sanitario de un establecimiento para detectar la presencia de enfermedades venéreas en el rodeo e implementar medidas preventivas para mejorar los índices productivos finales. “El raspaje prepucial pre y pos servicio de la torada es la herramienta adecuada para detectar los toros enfermos, controlar y erradicar estas enfermedades en un rodeo afectado”, aseguró.

Y recalcó el especialista: “A fin de controlar y erradicar eficientemente las enfermedades venéreas de un rodeo se deben aplicar acciones que apunten a identificar correctamente los toros infectados, a detener la transmisión, eliminar estos animales infectados y prevenir reintroducción de la enfermedad”.