Publicidad Cerrar X

El dólar “libre” no detiene la escalada alcista: ya lleva ganado 21% en el año

La divisa avanzó a $8,27 en el mercado paralelo y la brecha con el oficial alcanzó el 62 por ciento. Los analistas del mercado aseguran que son los factores macroeconómicos los que empujan la cotización de la moneda.

El dólar “libre” volvió a condicionar el movimiento de la plaza financiera local con un avance diario de 2,4% ó 19 centavos, hasta los 8,27 pesos. El disparador de este incremento fue el anuncio de la AFIP de un aumento en el recargo para los consumos con tarjeta de crédito y débito en el exterior, que se extendió a los pagos en efectivo por ese tipo de servicios, para fijar la alícuota en un 20 por ciento.

La decisión oficial tuvo dos finalidades: la de contener la fuga de capitales que significa el gasto de divisas de argentinos en el exterior y la de reforzar los ingresos fiscales, después de haber cerrado el 2012 con déficit primario en las cuentas del Tesoro. La lectura de los agentes que actúan en el mercado paralelo fue inmediata y generó una fuerte presión alcista que se fundamentó en los problemas macroeconómicos que atraviesa la Argentina.

Soledad Pérez Duhalde, economista de Abeceb.com, apuntó que en el saldo negativo del intercambio turístico que detonó las medidas de AFIP “juegan dos factores: uno es la inflación local, que hace que disminuya la tendencia a captar dólares de afuera porque el mercado local es más caro, y por otro lado por el cepo”.

Acotó que este recargo para el turismo en el exterior “algún efecto va a tener en el corto plazo; en el largo, lo que pasa es que en la medida en que el dólar ‘blue’ igual reacciona, en términos relativos el encarecimiento se desdibuja. Cuando se aplicó el 15% un poco ajustó el gasto con tarjeta de crédito y después repuntó”.

Con todo, el denominado dólar “turista” equivale a un precio de $6,12, lo que resulta un 35% más barato que el paralelo. “El Gobierno no quiere que se le vayan dólares. Si bien pusieron el freno a la compras de dólares por atesoramiento se empezaron a ir por otro lado. El 20% que están imponiendo a la tarjeta es como para frenar ese flujo”, aclaró Pérez Duhalde.

La incertidumbre acerca de la evolución de la inflación, la caída de reservas del Banco Central, la emisión de pesos a un ritmo anual del 40,7% y la sequía de billetes físicos que alimenten el circuito paralelo contribuyeron en su conjunto a la suba del dólar libre, que acumula una ganancia de 21% entre enero y marzo, casi la mitad del 44% que sumó a lo largo de 2012. Desde que el Banco Central y la AFIP establecieron las restricciones a la compra de dólares el 31 de octubre de 2011, hace un año y cinco meses, el dólar informal se encareció un 84,2%, desde los $4,49 a los $8,27 actuales.

El economista José Luis Espert expresó que “al ignorar el origen de los problemas, fallar en las soluciones es más fácil que si uno tiene claros los problemas. En todo este lío que hay con el dólar paralelo, el dólar turista, etcétera, el origen es la inflación y mientras usted no ataque el problema de frente, con un programa serio, coherente, imitando, -plagiando diría- lo que hacen nuestros vecinos Uruguay, Chile o Brasil, va a estar todos los días con medidas como estas. Han lanzado como 26 medidas desde que empezó el corralito cambiario hace un año y medio y ninguna dio resultado”.

Gustavo Perilli, de la consultora AMF Economía, consideró que “en todo mercado hay como una reacción inicial, un miedo sobre la medida (de la AFIP). Altera los nervios y genera un efecto sobre la demanda de cambio. Es claro que va a pegar fuerte en este mercado, porque es relativamente chico y al estar comprimida la oferta de dólares, el mercado informal es la única salida que hay. Esa presión de demanda va a pegar una fuerte disparada del dólar”.

Para Perilli el repunte diario mayor al 2% “es un movimiento especulativo de corto plazo. No se han manifestado efectos benéficos, el mercado sigue muy tenso y no es demasiado comprensible ya. Va descontando un techo que va avanzando cada día y va perdiendo la racionalidad. En un punto nosotros veíamos la inflación como el impulso a la suba del tipo de cambio, pero hoy posiblemente no llegue a eso”.

Según publicó infobae, Soldeda Pérez Duhalde se refirió a la pérdida de reservas del Banco Central, reflejo del resultado negativo del balance cambiario, tanto por cuenta corriente, que contabiliza servicios como el turismo -que le restó volumen al superávit comercial-, como en la cuenta de capital. “Frenaste la fuga de capitales, pero se te fue por otro lado, por los préstamos (del exterior que no se concretaron en 2012) y porque las provincias no pudieron conseguir financiamiento. Y eso lo que hace es que haya una caída de reservas”.

El menor ingreso de dólares al país se combinó con una constante salida de depósitos en dólares del sistema financiero. Éstos se computan como reservas en términos de encajes bancarios.

Las reservas del Banco Central cayeron u$s135 millones este martes, a 41.100 millones‏ de dólares. Este monto es similar al que se contabilizaba el 6 de junio de 2007. La pérdida de activos alcanza en lo que va del año u$s2.190 millones, un 5,1 por ciento.

“Por cada dólar tenés que pagar más y se ve en la devaluación de la moneda. No tiene que ser ‘uno a uno’, no pensemos en términos de convertibilidad, pero si vemos el respaldo en dólares de los pesos, sí está dando por encima de ocho (pesos por dólar). Ahora podemos discutir si es válido o no mirarlo de esa manera. El mercado del dólar ‘blue’ te está marcando 8 y pico, y por el otro lado lo que está haciendo el Gobierno es devaluar a un 20% al dólar oficial, en $5,10, que es un poco irreal”, puntualizó la experta de Abeceb.com.

En ese contexto, las expectativas se concentran en la fuerte liquidación de exportaciones de la cosecha gruesa que se espera para el segundo trimestre del año. “Se viene ahora la oferta de dólares, en las primeras semanas de abril. Algo va a caer al mercado de cambios. Estamos estimando que va a haber unos u$s1.000 millones más que en el promedio mensual que se estuvo liquidando con baja oferta de dólares en los primeros meses del año. Esos dólares van a filtrarse de alguna manera desde el mercado oficial hacia el informal, van a aparecer”, confió Gustavo Perilli.

“Esa sequía que tiene la oferta del mercado puede ser un poco calmada por la oferta de divisas de la soja. Hay un poco de sobrerreacción. En un punto alguien tiene que actuar con racionalidad y el mercado tiene que tener algún tipo de convalidación técnica”, reseñó el economista de AMF.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: