Publicidad Cerrar X

“El próximo gobierno debe mejorar la relación con el campo”, dijo Grobocopatel

Según el CEO del grupo Los Grobo, el agro argentino está en condiciones de agregar valor a sus productos, pero cree que eso no se logra en el corto plazo.

“El próximo gobierno va a tener que adoptar una política hacia el agro diferente de la actual y tendrá que mejorar la relación con el campo”, afirmó Gustavo Grobocopatel , CEO del grupo Los Grobo, que ayer recorrió Expoagro. “El desafío para el sector será seducir al resto de la sociedad para un proyecto inclusivo; la brecha entre ricos y pobres se tiene que reducir por el crecimiento del PBI per cápita y no por nivelar hacia abajo”, explicó.

Respecto de los planes de Los Grobo, el productor cuenta que una de las empresas en las que está asociado, Bioceres, junto con Hugo Sigman, de Insud, está de lleno en la carrera de la bioeconomía. “Estamos desarrollando plásticos con vegetales y biomasa para producir energía”, se entusiasma. Este proyecto lo hacen en el laboratorio de Indear, en Rosario, junto con el Conicet.

Según publicó La Nación, hace unas semanas, el agro se vio conmovido con el anuncio de la compra del 51% de Nidera por parte del grupo chino Cofco. “Es una noticia positiva, forma parte de una tendencia global de grandes grupos de China y Japón que buscan empresas de la Argentina para crecer”, explica. Los Grobo vendió el año pasado su compañía en Brasil al grupo japonés Mitsubishi y luego compró la compañía norteamericana de agroquímicos Agrofina. “Nosotros soñamos con ser una empresa global, la Argentina necesita más multinacionales de la alimentación”, afirmó.

Según Grobocopatel, el agro argentino está en condiciones de agregar valor a sus productos, pero cree que eso no se logra en el corto plazo. “Hay que crear confianza y una estrategia comercial de largo plazo para ingresar en mercados como el de China o la Unión Europea”, afirma. “También debemos fomentar el espíritu emprendedor en el país”, sostiene. “No está mal vender granos”, añade. Los Grobo creó una fábrica de pastas secas en Chivilcoy y aún mantiene un molino harinero en Brasil.

Por otra parte, hace unas semanas estuvo reunido con el papa Francisco en el Vaticano, como parte de una delegación de católicos, musulmanes y judíos. Antes fue a Albania, donde asesora a los productores de ese país que trabajan en apenas una hectárea. También estuvo en Colombia, con el presidente Juan Manuel Santos, para asesorarlo en la puesta en producción de cuatro millones de hectáreas para soja y maíz.

Y al mismo tiempo trabaja en la integración de las compañías que integran Los Grobo, cuya estructura se modificó con la compra de la empresa de agroquímicos Agrofina. “Mi abuelo, cuando empezó en Carlos Casares, hacía de todo: sembraba, cosechaba, iba al banco y arreglaba los alambres; hoy nosotros nos hemos transformado en una empresa que da todos esos servicios a los productores, es una integración radial”, explicó.

“El asesoramiento es vender know-how; detrás de eso habrá empresas argentinas de maquinaria e insumos que podrán vender sus productos a esos países”, dijo.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: