Publicidad Cerrar X

Hay que invertir en cadena de frío

El investigador tucumano Daniel Kirschbaum reconoció que este año no fue, económicamente, como esperaban los productores. La producción creció sólo un 20%.

El investigador tucumano Daniel Kirschbaum reconoció que este año no fue, económicamente, como esperaban los productores. La producción creció sólo un 20%.
infocampo

El aumento de la superficie cubierta, la mayor producción de fruta que se recogió de los campos, los bajos precios internos y la falta de una cadena de frío adecuada, conspiraron con el buen rendimiento financiero que los frutilleros esperaban del comportamiento del mercado.

Estas conclusiones son parte del diálogo que Infocampo mantuvo con el ingeniero Daniel Kirschbaum, investigador del INTA Famaillá (Tucumán) especializado en producción de frutilla.

“Este año hubo una mayor producción de frutilla del orden del 20% sobre los valores del año pasado; se implantaron unas 1.200 hectáreas en todo el país, y considerando un rendimiento de entre 30.000 y 40.000 kilos por hectárea, significa que en esta campaña se recogió un máximo de 48 millones de kilos (unas 48.000 toneladas)”, señaló. “El mercado interno absorbe una cantidad limitada de fruta fresca; si a esto le agregamos los bajos precios internos, justamente por la mayor oferta de fruta, sumado a que este año exportamos un menor volumen de fruta congelada y que carecemos de una cadena de frío -para congelarla y exportarla-, todo esto provocó que el resultado económico no fuera bueno para un gran número de productores”, dijo el experto. “Hubo frutilleros que invirtieron en más campos y en líneas de enfriamiento, pero lo mismo no les fue bien”, aclaró.

También impactó, según el investigador, el aumento del precio del petróleo crudo, que encareció el costo del flete para llegar con los cargamentos a los principales puntos de consumo del mundo.

Según Kirschbaum, los productores pretenden que se ordene el mercado en cuanto a la cantidad de fruta que se debería producir, para que no haya sobreoferta y, por lo tanto, para que no caigan los precios internos.

“Por eso la superficie con frutilla debería reducirse para que los mercados se saneen”, remarcó.

Claves para expandirse al mundo entero

Por otra parte, el experto consideró que otro de los problemas actuales es la falta de inversión en tecnología de frío.

“Habría que volcar capitales en ese sentido, es decir, en todo lo que es cadena de frío, que comienza en el momento mismo de la cosecha y que termina en el mercado consumidor, tanto para verder fruta fresca como fruta congelada”, dijo.

“Toda la cadena de frío para frutilla en la Argentina es deficiente y eso, muchas veces, va en desmedro de la calidad de la fruta que se comercializada”, advirtió. “Con esto podríamos conquistar nuevos mercados”, concluyó.

Daniel Vaca | CORRESPONSAL EN TUCUMAN

Seguí leyendo:

Temas relacionados: