Publicidad Cerrar X

La FAO y la OCDE prevén un crecimiento más lento de la producción agrícola mundial y precios más altos

Las organizaciones esperan que la producción siga creciendo, aunque a un ritmo más lento que entre 2003 y 2012, y que los precios se mantengan a medio plazo en niveles "elevados".

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) prevén que la producción agrícola mundial siga creciendo en la próxima década, aunque a un ritmo más lento que entre 2003 y 2012, al mismo tiempo que esperan que los precios se mantengan a medio plazo en niveles “elevados”, según publicó Europa Press.

Según el informe Perspectivas Agrícolas OCDE-FAO 2013-2022 presentado en Pekín, la producción agrícola mundial crecerá un 1,5% anual de media durante la próxima década, en comparación con el crecimiento anual del 2,1% registrado entre 2003 y 2012.

“Una reducida expansión de las tierras agrícolas, el alza de los costes de producción, la creciente escasez de recursos y el aumento de las presiones ambientales son los principales factores detrás de esta tendencia”, explica el informe que, sin embargo, asegura que la oferta de productos básicos agrícolas crecerá al ritmo de la demanda mundial.

Asimismo, la OCDE y la FAO también prevén que los precios se mantengan por encima de la media histórica a medio plazo, tanto para los productos agrícolas como para los ganaderos, debido a la combinación de un aumento más lento de la producción y una mayor demanda, incluyendo de biocombustibles.

Según los expertos, la agricultura se ha convertido en un sector cada vez más orientado hacia el mercado, en contraposición a la orientación política que tuvo en el pasado, ofreciendo así a los países en desarrollo importantes oportunidades de inversión y de beneficios económicos.

Sin embargo, los déficit de producción, la volatilidad de los precios y las perturbaciones en el comercio siguen siendo una amenaza para la seguridad alimentaria mundial.

“Mientras las existencias de alimentos en los principales países productores y consumidores sigan siendo bajas, el riesgo de volatilidad de los precios es elevado. Una sequía generalizada -como sucedió en 2012-, unida a las bajas reservas de alimentos, podría empujar los precios mundiales del 15% al 40%”, advierte.

En la presentación del informe, el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, afirmó que las perspectivas de la agricultura mundial son “relativamente brillantes, con una fuerte demanda, el comercio en expansión y precios elevados”. “Pero este panorama presupone que continúa la recuperación económica. Si no somos capaces de enderezar la economía mundial, la inversión y el crecimiento agrícola sufrirán y la seguridad alimentaria puede verse comprometida”, añadió.

Por su parte, el director general de la FAO, José Graziano da Silva, aseguró que los elevados precios de los alimentos son un “incentivo” para incrementar la producción y defendió que hay que “hacer todo lo posible” para asegurar que los agricultores pobres se benefician de ellos.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: