Publicidad Cerrar X

Mates más ricos y sanos gracias a los filtros para bombillas

Infocampo trae todo sobre estos filtros, muy utilizados por algunos y desconocidos para otros. Te mostramos tres opciones diferentes para armar el tuyo.

Consumo de yerba
Avatar
Por Solana
Sommantico

Todos alguna vez cuando tomamos mate ingerimos un poco de polvillo o particulas pequeñas que forman parte de la yerba, y que ingresar por la bombilla.

En este marco, Infocampo te enseña cómo crear un filtro para tu bombilla, con el objetivo de prevenir el paso del polvillo al agua, lo que ayuda a minimizar el efecto de acidez, pesadez y malestar.

“Nunca lo había visto hasta que encontré que los vendían en una verdulería de mi barrio y compre para probar. Se nota bastante la diferencia, sin duda disfruto el mate más todavía” mencionó Joaquín, un estudiante de Agronomía de la FAUBA, y agregó que “Al ver cómo estaba echo me di cuenta que los podía hacer yo mismo y ahora cada tanto armo algunos, es muy fácil”.

¿Qué son los filtros para bombillas?

Como su nombre lo indica, los filtros recubren la zona perforada de la bombilla del mate para impedir básicamente, que el polvillo o las partículas de menor tamaño de la yerba se instalen en las aberturas. De esta forma se puede lograr que no se tape la bombilla, problema que muchos tomadores de mate detestan.

Como dijo Joaquín, los filtros son piezas muy sencillas de confeccionar y de gran utilidad, que asegura rondas de mate prolongadas para compartir entre amigos y familia. Los materiales se pueden encontrar en cualquier lado y son de bajo costo.

Mates más ricos y sanos gracias a los filtros para bombillas

Paso a paso para realizar tu propio filtro

Hay muchas opciones sobre cómo armar tu filtro, todo se basa en el ingenio. En esta nota mostramos tres opciones:

Filtro casero

Consiste en la creación de un cobertor adecuado para el tamaño de la parte inferior de tu bombilla. Para ello, se puede utilizar una una tela fina con pequeños orificios, como por ejemplo gasas o telas de arpilleria, lo que se tenga al alcance. Lo importante, es que actue como barrera y pueda frenas las partículas de menor tamaño.

Se recorta en función de la medida de la base de la bombilla y se cose este “sobre”, dejando sólo la abertura superior libre, para insertar por allí la bombilla y por ultimo atarlo con un hilo o un pequeño precinto. Este filtro de tela podrá ser lavado y reutilizado.

Mates más ricos y sanos gracias a los filtros para bombillas

Filtro con papel de café

Otra forma de crear un filtro es hacerlo utilizando un filtro de papel de café. Este papel es resistente y permeable, pero es muy útil para separar el polvillo del líquido.

Simplemente, se deben hacer los mismo pasos que el modelo anterior. Este filtro es desechable.

Filtro con saquito de té

Por último, si estamos fuera de casa y carecemos de otros recursos, se puede armar este “filtro S.O.S”. En vez de utilizar una tela o un filtro de café,  se puede tomar un saquito de té o de mate cocido, abrirlo por su costura superior e insertar por la bombilla por esta abertura. Luego, como antes, se ata el extremo superior. Nuevamente, en este caso el filtro es desechable.

  Mates más ricos y sanos gracias a los filtros para bombillasMates más ricos y sanos gracias a los filtros para bombillas

La opinión de una especialista sobre el polvillo de la yerba

Se habla mucho del polvillo de la yerba, si es malo para la salud, si es bueno, si no es perjudicial, etc. Para comprender a fondo la cuestión sobre los componentes de la yerba mate, un reconocido medio consultó a Valeria Trapag, la primer sommelier especializada en cata de yerba mate del mundo, quien aseguró que el fondo de la cuestión es el desconocimiento sobre la yerba que hay entre los consumidores.

“El punto más importante respecto de esta crítica, es que el polvo de la yerba mate para que sea virtuoso, tiene que ser de hoja“, explicó Trapaga y agregó que “hay que hacer una gran diferenciación: una cosa es el polvo de hoja de la yerba mate que es la hoja molida a una granulometría muy fina y otra cosa es lo que nosotros llamamos el polvillo, que es el resultado de la manipulación de la molienda en general. Puede ser barrido, es decir el desecho, lo que queda cuando la yerba está en el secadero por ejemplo. O puede ser palo astillado molido también”. En ese caso, según explicó la especialista, el polvillo sí sería un componente que iría en detrimento de la calidad de la yerba.

¿Qué hacemos con la yerba que usamos todos los días?