Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

No innovar es el mensaje

La siembra directa quedó fuera de los mecanismos de desarrollo limpio. La expectativa está puesta en 2012 cuando se vuelvan a definir los criterios.

02.12.2005
Infocampo
Infocampo

El criterio de adicionalidad que exigen los proyectos MDL deja fuera de los beneficios a la SD, una de las apuestas más progresistas y sustentable de los agricultores nacionales. El tema es sencillo, como hace más de 15 años que se aplica este sistema conservacionista no podría incluirse como MDL por no ser innovador. En este contexto, la expectativa está puesta en 2012, cuando se redefinan los criterios. Pero, no nos alegremos, porque todo parece indicar que la SD volvería a quedar afuera. Desde la propia Secretaría de Ambiente, Castillo aseguró que “lo vemos sumamente difícil. Además, por más que fuera aceptado, no se podría tener en cuenta una acción retroactiva. Ser líderes en esto nos termina perjudicando”, sentenció el funcionario. Lo peor de todo es que nuestros representantes ni siquiera discuten la reformulación de estos preceptos. Es bien sabido que “el que no llora… no mama”. Un cambalache.

80.000

×

Hectáreas en SD cubren los costos del proyecto.

Proyecto Foresto-ganadero

“Existen proyectos de forestación en campos ganaderos de la Patagonia, aptos para ser incorporados como MDL y desarrollados por CIEFAP, en colaboración con el INTA Esquel y el gobierno de Chubut”, recordó Erede.

Estas iniciativas tienen plazos de ejecución 2003/5 “y el objetivo es reemplazar la ganadería extensiva por dos variedades de pino, para luego vender los CERs (bonos de carbono) obtenidos y hacer rentable económica y financieramente el proyecto”.

El especialista indicó que en este caso no existe el problema de adicionalidad “como en la SD, siempre y cuando se respete el límite del 1 de enero de 1990 que marca el Protocolo de Kyoto”.

En la región existen 311.300 hectáreas con aptitud forestal, 80.000 libres de bosques y 25.000 ya forestadas, pero en todos los casos la tierra no debería haber sido usada para esta actividad desde 1990.

Marianela Garbini

mgarbini@infocampo.com.ar

Tags

No innovar es el mensaje

La siembra directa quedó fuera de los mecanismos de desarrollo limpio. La expectativa está puesta en 2012 cuando se vuelvan a definir los criterios.

02.12.2005
Infocampo
Infocampo

El criterio de adicionalidad que exigen los proyectos MDL deja fuera de los beneficios a la SD, una de las apuestas más progresistas y sustentable de los agricultores nacionales. El tema es sencillo, como hace más de 15 años que se aplica este sistema conservacionista no podría incluirse como MDL por no ser innovador. En este contexto, la expectativa está puesta en 2012, cuando se redefinan los criterios. Pero, no nos alegremos, porque todo parece indicar que la SD volvería a quedar afuera. Desde la propia Secretaría de Ambiente, Castillo aseguró que “lo vemos sumamente difícil. Además, por más que fuera aceptado, no se podría tener en cuenta una acción retroactiva. Ser líderes en esto nos termina perjudicando”, sentenció el funcionario. Lo peor de todo es que nuestros representantes ni siquiera discuten la reformulación de estos preceptos. Es bien sabido que “el que no llora… no mama”. Un cambalache.

80.000

×

Hectáreas en SD cubren los costos del proyecto.

Proyecto Foresto-ganadero

“Existen proyectos de forestación en campos ganaderos de la Patagonia, aptos para ser incorporados como MDL y desarrollados por CIEFAP, en colaboración con el INTA Esquel y el gobierno de Chubut”, recordó Erede.

Estas iniciativas tienen plazos de ejecución 2003/5 “y el objetivo es reemplazar la ganadería extensiva por dos variedades de pino, para luego vender los CERs (bonos de carbono) obtenidos y hacer rentable económica y financieramente el proyecto”.

El especialista indicó que en este caso no existe el problema de adicionalidad “como en la SD, siempre y cuando se respete el límite del 1 de enero de 1990 que marca el Protocolo de Kyoto”.

En la región existen 311.300 hectáreas con aptitud forestal, 80.000 libres de bosques y 25.000 ya forestadas, pero en todos los casos la tierra no debería haber sido usada para esta actividad desde 1990.

Marianela Garbini

mgarbini@infocampo.com.ar

Tags