Publicidad Cerrar X

"Vivimos un momento apasionante"

Luego del encuentro que mantuvieron con Fernando Fraguío, Infocampo dialogó con el titular de la Asociación de Fábricas Argentinas de Tractores (AFAT), Héctor Sendoya, para evaluar un presente con gran oferta de tecnología.

Luego del encuentro que mantuvieron con Fernando Fraguío, Infocampo dialogó con el titular de la Asociación de Fábricas Argentinas de Tractores (AFAT), Héctor Sendoya, para evaluar un presente con gran oferta de tecnología.
infocampo
Por Infocampo

Días atrás, la Asociación de Fábricas Argentinas de Tractores y otros equipamientos agrícolas y viales (AFAT) concertó una reunión con el secretario de Industria de la Nación, Fernando Fraguío. Se refirieron al impulso de la manufactura nacional, la compensación de la balanza comercial con Brasil y la situación crediticia para la industria.

Los fabricantes estuvieron encabezados por el presidente de la cámara, Héctor Sendoya, y los titulares de cada capítulo de la asociación (agrícola, vial, motores y maquinaria industrial). “Por provenir del sector automotriz, el secretario Fraguío conoce al sector y se mostró favorable a compartir algunas inquietudes con los fabricantes porque es prioridad incrementar las inversiones en la Argentina y que aumente la manufactura local”, contó Sendoya.

“No se puede desconocer que el mayor mercado de Latinoamérica es Brasil, que tiene oportunidad de pasar de duplicar las 50 M de hectáreas que siembran hoy, un fenómeno único en el mundo. Entonces, las empresas multinacionales encuentran razonable, para amortizar inversiones y costos, producir en los mercados que son mayores. En este sentido, la Argentina debe complementar el mercado como proveedor de componentes, como pueden ser motores o neumáticos”, indicó.

En este sentido, Fernando Fraguío invitó a los fabricantes a trabajar junto con la Secretaría para definir qué medidas se requieren para incrementar la producción nacional de motores diésel pesados.

Con motivo de la reunión, Fraguío anunció que se había modificado el régimen arancelario para automóviles de alta gama y que con esa recaudación se van a subsidiar las tasas para proyectos de inversión. “Es un paso importante porque hoy tenemos disponibilidad de créditos pero a tasas en pesos que oscilan el 22-25%”, expresó Sendoya.

“El negocio está en un momento apasionante, hay muy buenas máquinas en el mercado, el cliente tiene una variada cantidad de opciones de tecnología y, sin dudas, las empresas que tengan más respaldo y asistencia posventa tienen más oportunidades”, opinó Sendoya.

El 2007 ha sido un año con buenos volúmenes de ventas de maquinaria en general. “El mercado creció alentado por la decisión de invertir que los productores siempre tienen y de bajar costos apostando a la tecnología”, destacó el presidente de Afat, también gerente general de Agco.

El mercado de tractores creció más de un 30% y alcanzó prácticamente las 7.700 unidades. En cosechadoras también hubo buen rebote y se pasó de 1.600 unidades en 2006 a más de 1.900 en 2007. Con la particularidad de que siguen aumentando las ventas en el segmento de equipos grandes clase VI, VII y VIII (por tamaño, capacidad de trilla, potencia, etc.), que representan cerca del 60% del total de las ventas. Dentro de este sector la mayor parte de unidades nuevas vendidas son axiales. “Es un sistema que ha sido muy aceptado por los contratistas, que son los que básicamente compran hoy cosechadoras nuevas de gran tamaño, y exigidas por el productor”, expresó Sendoya.

Con equipos que en más del 60% son con plataformas de más de 30 pies, la capacidad de trilla que se incorporó es enorme, más comparado con tres años atrás, cuando las plataformas que ingresaban al mercado eran más chicas.

“Para 2008 somos optimistas, prevemos un año muy parecido a 2007, en el que difícilmente puedan venderse más cosechadoras que el año pasado, hasta por una cuestión de disponibilidad, porque también Brasil está en crecimiento, mientras que en tractores podría esperarse un pequeño salto, dado que en 2007 se vendieron 7.700 unidades con algunas restricciones de la oferta”, aseguró Sendoya.

Hoy uno de los factores que limitan, en cierta medida, el crecimiento de las inversiones en maquinaria agrícola es el manejo de las unidades usadas.

Normalmente el recambio natural es un equipo usado por uno nuevo, sobre todo en los contratistas, incorporando una axial por una convencional. Pero como son máquinas de gran valor, no es raro que algunas operaciones involucren dos máquinas usadas convencionales como parte de pago por una axial. “Esto hace que las redes de distribución de todas las marcas encuentren algunos problemas en el capital de trabajo para poder procesar ese equipo usado”, dijo Sendoya.

Y agregó: “Lo que pasa es que, con el importantísimo avance tecnológico de los últimos años, muchas máquinas, más que obsolescencia mecánica tienen obsolescencia técnica”.

Los contratistas usualmente se financian con créditos a pagar en cuatro o cinco años, por lo que debería suponerse que ese es el período en que se amortiza la inversión. No obstante, Sendoya cree que se recuperan antes. “Muchos contratistas luego de dos o tres años, cuando todavía sus máquinas no tienen gastos importantes en reparación, y no están desfasados con las nuevas tecnologías, igualmente las cambian para no desvalorizarse, y con ello gozan del período de garantía de un año que les da la fábrica, y además tienen algo mejor para ofrecer al cliente’, sostuvo.

Juan I. Martínez Dodda

Seguí leyendo:

Temas relacionados: