Publicidad Cerrar X

Un biopolímero, la solución para reducir la sobrepoblación de palomas en las ciudades

Un trabajo del INTA y la Universidad Nacional de Córdoba implementa un método ético que reduce las posturas de las aves.

infocampo

Para mitigar los perjuicios y molestias que genera su sobrepoblación de palomas, se requiere de esfuerzos e inversiones para mantener la higiene urbana.

Por ello, un equipo de investigadores –intregado por especialistas del INTA y de la Universidad Nacional de Córdoba– desarrolló un novedoso método para reducir, de modo ético, la cantidad de palomas urbanas.

“El proyecto contempla el desarrollo de un alimento atractivo para las palomas, vehículo de nicarbacina, un antiparasitario de uso veterinario, inocuo para otras especies animales y para el ambiente y cuyo efecto secundario es la reducción de la oviposición”, explicó Mariana Melchiorre, investigadora de la Unidad de Estudios Agropecuarios –INTA y Conicet–.

Mirá también Día Mundial por la Reducción del CO2: ¿Cuál es la relación entre la madera y el cambio climático?

Los polímeros son macromoléculas o mezclas de ellas, que conforman una malla o matriz. A esta formulación se la denomina biopolímero porque se emplean componentes orgánicos y naturales como almidón de mandioca, junto a proteínas y un agente plastificante.

Biopolimero palomas maiz

Tratamiento

El tratamiento para el control poblacional consiste en suministrar, en puntos claves de la ciudad, granos de maíz enteros recubiertos del biopolímero, que funciona como vehículo de la nicarbacina (NC), lo que permite la disminución paulatina de la natalidad.

Experiencias similares implementadas en otras ciudades del mundo muestran que la reducción de la población de palomas urbanas puede rondar entre 20% a 30% en el primer año de tratamiento, dependiendo las zonas y características de la urbe, y alcanzar hasta el 80 % luego de cuatro o cinco años.

“Estamos postulando a líneas de financiamiento para efectuar las pruebas de concepto piloto en la plaza San Martín, en el casco histórico de la ciudad de Córdoba”, resaltó Joaquín Navarro –director del Instituto de Diversidad y Ecología Animal (IDEA, UNC-CONICET). Con metodologías de captura y marcado, estimaron que alrededor de 2.000 palomas merodean diariamente la zona.

Sobre las ventajas de este tipo de control, Navarro precisó que “una de ellas es que es un mecanismo reversible, es decir, si la población llega a números tolerables puede suspenderse el tratamiento y retomarlo cuando la población de palomas se aleje de estos niveles”.

Temas relacionados: