Publicidad Cerrar X
| Infocampo, noticias del campo

Citricultores se quejan de Buryaile y De Ángeli: “No hicieron nada”

Productores aseguran que lo prometido por Cambiemos fueron "solo promesas" y analizan un plan de lucha.

08.09.2016
Infocampo
Infocampo

En medio de la fuerte crisis que atraviesan, los citricultores entrerrianos aseguran que ya perdieron las esperanzas respecto a que el Ejecutivo Nacional modifique las condiciones del mercado. La producción de cítricos continúa en la misma situación en la que se encontraba durante el gobierno de Cristina Kirchner, a pesar de las promesas que se han realizado. Hay enojo con el senador nacional por Entre Ríos, Alfredo De Ángeli, el presidente Mauricio Macri y el ministro de Agricultura, Ricardo Buryaile. Por eso, preparan medidas de acción directa para los próximos días, según dijeron dirigentes de distintas entidades.

“Lo que le falta al Gobierno nacional es implementar políticas de economías regionales; no las está teniendo y hay que decirlo. Tenemos que buscar la solución entre todos, y por decir esto no me van a expulsar ni nada por el estilo, al contrario, lo estoy diciendo para que juntos podamos encontrar una política de economías regionales, porque de lo contrario nos callamos la boca y parece que está todo bien, pero no es así”, dijo el senador entrerriano por el Departamento Federación, Miguel Piana (Cambiemos), sobre la importación a la provincia de citrus proveniente de Uruguay, que agrega un nuevo problema a la grave situación de la citricultura local.

Piana no es el único en levantar la voz ante lo que sucede: desde la Federación del Citrus de Entre Ríos (FECIER), su presidente Fernando Borgo, en declaraciones a la Agencia AIM, denunció que “no hay respuestas concretas, lo que hace pensar que este gobierno es más de lo mismo. No tenemos respuestas a reclamos que son generales y menos a los específicos, porque el problema general es de todas las economías regionales, pero la citricultura tiene situaciones concretas que resolver y respuestas concretas, la verdad, no hubo ni hay”.

El citricultor advirtió que las economías regionales están sobrecargadas con los altos niveles impositivos y señaló que la citricultura no es la excepción. “Si bien somos unos de los sectores que mayor mano de obra da, hay un desfasaje entre los costos patronales, que son muy elevados.  A este tema hay que tocarlo, y darle importancia. La realidad es que, según cómo funciona la economía, las economías regionales, entre las que está la citricultura, están condenadas a soportar la baja de precios pero además padecen el bloqueo comercial al que las someten las condiciones del mercado que dejan abultados márgenes a la intermediación comercial minorista”.

Si el kirchnerismo no dio respuesta al sector, el macrismo tampoco lo hace, declaró Borgo, quien aclaró que si se abren los mercados externos el panorama cambiaría sustancialmente. “Es decir, hasta ahora, el gobierno nacional no ha cumplido en nada, hasta ahora no tenemos respuestas. Muchas promesas, sí, pero pocas concreciones”, lamentó.

Entre los citricultores y el resto de los integrantes de las principales economías regionales, existe un marcado enojo con los representantes legislativos de la provincia, y en ese aspecto el más criticado es el senador Alfredo De Ángeli por ser un hombre del sector. “De Ángeli no ha hecho nada por los sectores productivos de la provincia. Nos vive hablando del cambio, de que el cambio ya viene, pero eso nunca llega a los productores. Acá ya nadie le cree y lo único que esperamos de él es que aunque sea nos consiga alguna reunión con las autoridades de algún ministerio y nada más”, explicó un dirigente preocupado.

Al respecto, el senador Piana reveló que le pidió en forma urgente a De Ángeli que lorganice reuniones con el ministro Buryaile y con comercio exterior para la semana próxima. “Vamos a concurrir con los números de los costos que tiene el hecho de producir aquí, más los costos de la producción en Uruguay. Vamos a plantear poner un arancel para quienes ingresan frutas desde el exterior, así podemos competir en igualdad de condiciones. En el caso que aquí haya épocas en las que no hay frutas, bajar ese arancel”, contó el legislador provincial.

“Yo no soy un levanta mano, tampoco me casé con nadie y siento que no le debo favores políticos a nadie, sino que me debo a la gente de acá y debo defender. Nuestros pueblos viven de las economías regionales. Tal vez ahora tengo más posibilidades de que me escuchen, y si no me escuchan buscaré alguna forma para de hacerme escuchar”, dijo Plana.

Por su parte, el presidente de la FECIER señaló que “muchos productores ya están en el ring para profundizar la lucha. Como se dice, están en pie de guerra”.

Así las cosas, Borgo configuró “el peor de los escenarios”. Y no dudó al afirmar que “el ánimo entre los productores es malísimo. Los números no cierran, no hay ayudas del gobierno nacional, y los productores más chicos están al borde de la quiebra. Así, la cosa no va más”, dijo. Y reclamó al gobierno nacional que “aplique de manera urgente medidas que favorezcan al sector, antes que sea demasiado tarde”.

Tags