Publicidad Cerrar X
| Infocampo, noticias del campo

Cuando la sanidad afecta la sustentabilidad del sistema

Informe del INTA sobre producción porcina

18.08.2004
Infocampo
Infocampo

A punto de conseguir el estatus de país libre de Peste Porcina Clásica y con una real necesidad de diversificar el consumo interno de carnes, ante el incremento de las colocaciones bovinas en el exterior, la producción porcina afila el lápiz y optimiza sus planteos productivos, en lo que a sanidad se refiere.

Un reciente trabajo del especialista del INTA, Jorge Brunori, subraya que la sanidad es uno de los pilares donde se sostienen los planteos productivos eficientes, juntamente con la calidad genética y la nutrición, y recuerda que los gastos para evitar la aparición de enfermedades en los rodeos son “mínimos” en función del beneficio.

En este sentido, Brunori puntualizó que un animal enfermo “sin duda verá afectada la conversión de alimento en carne, su ganancia diaria y la calidad de su canal”, por lo que se verá también comprometida la sustentabilidad de sistema.

El Area de Producción Animal del INTA especificó que en las condiciones actuales de producción se puede lograr un capón de 105 a 110 kilos en un plazo de 6,5 meses y con una conversión global de 3,2 a 3,4 kilos de alimento por kilo de cerdos producidos.

Pero, cuando un animal sufre un proceso patológico se requiere más alimento para producir un kilo de cerdo, “en una conversión que mucha veces supera los 4 kilos de comida por cada kilo de carne, mientras que el tiempo en llegar a peso de faena puede superar los 7 meses, lo que compromete seriamente el sistema”.

A esta simple ecuación se suman otros datos a tener en cuenta como la baja incidencia de la sanidad en los valores definitivos del planteo, “ya que representa solamente entre el 4 y el 5% del costo total para producir un kilo de cerdo”, cuantificó el trabajo.

“Cuando las cosas están desfavorables, muchos productores tratan de ajustar sus costos vía plan sanitario, cuando en realidad el ítem productivo que nos permite ajustarnos es la alimentación, que tiene un peso muy importante, ya que representa actualmente entre el 70 al 80 % de lo que en nuestro país cuesta producir un kilo de cerdo”, recordó Brunori.

Por estos motivos, el informe del Grupo de Trabajo Porcinos del INTA recomendó la implementación de un plan sanitario sistemático, integrado y práctico, y subrayó la necesidad de realizar desparasitaciones internas, en las diferentes categorías, desde el lechón hasta la faena, “con especial atención en los reproductores por su importancia como fuente de contagio”, además de una rotación y descanso de potreros.

También aconsejaron la desparasitación externa, contra piojo y sarna, y la vacunación contra peste porcina, que es de aplicación obligatoria en animales de entre 45 y 60 días de vida y anualmente en reproductores.

Tags

Cuando la sanidad afecta la sustentabilidad del sistema

Informe del INTA sobre producción porcina. La sanidad en cerdos tiene un costo mínimo y un gran beneficio al planteo

18.08.2004
Infocampo
Infocampo

A punto de conseguir el estatus de país libre de Peste Porcina Clásica y con una real necesidad de diversificar el consumo interno de carnes, ante el incremento de las colocaciones bovinas en el exterior, la producción porcina afila el lápiz y optimiza sus planteos productivos, en lo que a sanidad se refiere.

Un reciente trabajo del especialista del INTA, Jorge Brunori, subraya que la sanidad es uno de los pilares donde se sostienen los planteos productivos eficientes, juntamente con la calidad genética y la nutrición, y recuerda que los gastos para evitar la aparición de enfermedades en los rodeos son “mínimos” en función del beneficio.

En este sentido, Brunori puntualizó que un animal enfermo “sin duda verá afectada la conversión de alimento en carne, su ganancia diaria y la calidad de su canal”, por lo que se verá también comprometida la sustentabilidad de sistema.

El Area de Producción Animal del INTA especificó que en las condiciones actuales de producción se puede lograr un capón de 105 a 110 kilos en un plazo de 6,5 meses y con una conversión global de 3,2 a 3,4 kilos de alimento por kilo de cerdos producidos.

Pero, cuando un animal sufre un proceso patológico se requiere más alimento para producir un kilo de cerdo, “en una conversión que mucha veces supera los 4 kilos de comida por cada kilo de carne, mientras que el tiempo en llegar a peso de faena puede superar los 7 meses, lo que compromete seriamente el sistema”.

A esta simple ecuación se suman otros datos a tener en cuenta como la baja incidencia de la sanidad en los valores definitivos del planteo, “ya que representa solamente entre el 4 y el 5% del costo total para producir un kilo de cerdo”, cuantificó el trabajo.

“Cuando las cosas están desfavorables, muchos productores tratan de ajustar sus costos vía plan sanitario, cuando en realidad el ítem productivo que nos permite ajustarnos es la alimentación, que tiene un peso muy importante, ya que representa actualmente entre el 70 al 80 % de lo que en nuestro país cuesta producir un kilo de cerdo”, recordó Brunori.

Por estos motivos, el informe del Grupo de Trabajo Porcinos del INTA recomendó la implementación de un plan sanitario sistemático, integrado y práctico, y subrayó la necesidad de realizar desparasitaciones internas, en las diferentes categorías, desde el lechón hasta la faena, “con especial atención en los reproductores por su importancia como fuente de contagio”, además de una rotación y descanso de potreros.

También aconsejaron la desparasitación externa, contra piojo y sarna, y la vacunación contra peste porcina, que es de aplicación obligatoria en animales de entre 45 y 60 días de vida y anualmente en reproductores.

Tags