Publicidad Cerrar X

Detectan evasión por u$s 7,5 M en exportaciones de trigo y harina a Bolivia

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) puso en marcha un nuevo sistema de control fronterizo que evitará la evasión de u$s 7,5 M anuales en exportaciones de trigo y harina que iban a Bolivia.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) puso en marcha un nuevo sistema de control fronterizo que evitará la evasión de u$s 7,5 M anuales en exportaciones de trigo y harina que iban a Bolivia.

La información fue suministrada hoy por el titular del organismo, Alberto Abad, quien indicó que gracias a la posibilidad de instalar los puestos de control aduanero (entre unos 30 a 100 kilómetros antes de la frontera), la AFIP podrá evitar que se realicen exportaciones a Bolivia que no pagaban derechos de exportaciones y por las cuales el Fisco perdía alrededor de 7,5 millones de dólares al año.

Abad explicó, junto con el director regional de la Aduana de Córdoba, Eduardo Cuello (con jurisdicción en todo el noroeste argentino), que la evasión se realizaba utilizando como argumento el régimen de tráfico vecinal fronterizo, que beneficia el comercio entre localidades limítrofes.

Algunos camiones, que no tenían papeles para la exportación, descargaban antes del límite y el traspaso se hacía a través de pasadores, amparándose en el régimen vecinal fronterizo.

Por ese motivo, se decidió efectuar controles unos 30 kilómetros adentro del territorio argentino, en el caso de Salta, y unos 100 kilómetros en el de Jujuy.

En Salta, los controles no se hacen en la ciudad de Salvador Mazza (aduana de Pocitos), sino en la de Aguaray, en tanto que en Jujuy se efectúan en Tres Cruces y no en La Quiaca.

En cuanto a la evasión, u$s 6 M pertenecían a exportaciones de harina y u$s 1,5 M a trigo, informaron agencias de noticias nacionales.

De acuerdo con lo informado por el titular del organismo recaudador, por intermedio de estas maniobras se realizaba “evasión aduanera, impositiva y al sistema de seguridad social”, además se producía “una distorsión de precios en el mercado, desigualdad comercial, con un impacto en la canasta básica de alimentos, generando una alta concentración de las ganancias”. Entre las aduanas de Pocitos y La Quiaca se exportaban en forma irregular 70.000 t de harina por año, con una facturación de $ 106 M, y 48.000 t de trigo, por $ 22,5 M.

Eso generaba, solamente por la falta de pago de los derechos aduaneros a las exportación, cuya alícuota es del 20 por ciento, perjuicios para el Fisco calculados en u$s 6 M, en el caso de la harina, y u$s 1,5 M en el del trigo. Por La Quiaca, pasaban 352 camiones con 10.208.000 kilogramos de harina, cuando lo que se necesita para abastecer esa ciudad es 1.208.000 kilogramos, lo que equivale a la carga de 41 camiones.

Esto implicaría que por la ciudad jujeña pasaron 845 por ciento más camiones que los necesarios para abastecerla de harina.

En Pocitos, los porcentajes son menores, aunque igualmente importantes: pasaban 110 camiones con 3,2 M de kilogramos de harina, cuando la ciudad se abastece con 48 camiones, con 1,4 M de kilos, es decir un 225 por ciento más.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: