Publicidad Cerrar X

El INDEC confirmó el enfríamiento de la economía en 2012

El Producto Bruto Interno Bruto creció 1,9% en 2012, lo que marcó una fuerte desaceleración respecto a la expansión de 8,9% del año anterior. Economistas esperan una leve mejora en 2013

El Producto Bruto Interno (PBI) creció 1,9% en 2012, lo que marcó una fuerte desaceleración respecto a la expansión de 8,9% del año anterior.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) confirmó hoy lo que había adelantado la presidenta Cristina Fernández días atrás: la actividad económica terminó el último mes del año con un crecimiento de 1,1%, llevando la cifra anual a 1,9%.

“Fue un crecimiento muy pobre basado principalmente en el sector financiero, que es el único que se está expandiendo”, dijo a la agencia AFP, Fausto Spotorno de la Consultora Orlando Ferreres y Asociados.

El economista afirmó que según el indicador elaborado por la propia Consultora, el PBI se contrajo 0,3% en 2012, fundado en las “caídas de la industria, el agro, la construcción, el comercio y la actividad de hoteles y restaurantes”.

“Hay dos factores fundamentales que explican la contracción: la sequía que redujo la producción de granos, en especial soja y el tema industrial afectado por un lado por la crisis en Brasil y por el otro por la pérdida de competitividad por la elevada inflación”, sostuvo el especialista.

Según las estadísticas oficiales, la inflación fue de 10,8% en 2012, aunque estimaciones de consultoras privadas ubican el índice en 25,6% para el año pasado.

La caída del año pasado se produce luego de un período de fuerte expansión que comenzó en 2003 a un ritmo promedio de casi 9% anual, aunque con un mediocre rendimiento en 2009 al aumentar sólo 0,9% por impacto de la crisis internacional.

Soledad Pérez Duhalde, coordinadora de Análisis Macroeconómicos de la Consultora Abeceb, también apuntó a la situación brasileña para explicar la desaceleración.

“Hemos tenido un crecimiento bastante pobre del PBI y todos esperábamos un rebote más rápido de la economía brasileña. Hay un tenue repunte a partir de las medidas que tomó Brasilia, pero tenue respecto de las exceptativas”, indicó.

Precisó que la influencia de la economía del principal socio de Argentina en el Mercosur quedó fundamentalmente reflejada en los rubros automotor y metalmecánica, a raíz de la caída de las importaciones de vehículos y autopartes por parte de Brasil.

En el plano interno, ambos economistas apuntaron al control cambiario impuesto por el gobierno para frenar el drenaje de divisas, con el objetivo de mantener las reservas, que bajaron de 52.000 millones de dólares en 2011 a alrededor de 42.000 millones actualmente.

“El cepo cambiario impactó de lleno sobre la construcción y la venta de inmuebles y, al no haber sido 2012 un año electoral, no hubo mucho crecimiento de la obra pública”, aseguró la experta  Abeceb.

Además, Pérez Duhalde destacó que la actividad de la construcción, de gran impacto en la generación de empleo, “tuvo el impacto de dos factores: el freno de la obra pública por problemas de ‘caja’ del gobierno nacional y el cepo cambiario”.

Pese al pobre desempeño de 2012, el gobierno ha previsto en el Presupuesto de este año un crecimiento del PBI de 4,4%, cifra que supera los pronósticos privados que, de todos modos, estiman una recuperación.

“Este año va a haber un crecimiento un poco mejor, probablemente arriba del 3% por la recuperación del sector agrícola y la esperada recuperación de Brasil, sobre todo en el sector automotor”, adelantó Spotorno.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: