Publicidad Cerrar X

El mapa de la sequía en Argentina: las pérdidas productivas y económicas, provincia por provincia

Un relevamiento de la Fundación Mediterránea le pone números a los daños de la sequía a nivel regional. La provincia que sufrió mayores perjuicios fue Córdoba.

infocampo

De acuerdo con una estimación del Ieral de la Fundación Mediterránea, la provincia más afectada por la sequía durante la campaña de granos 2022/23 fue Córdoba, que perdió un volumen de 17,1 millones de toneladas.

Este volumen –en donde se midieron los siete granos más importantes- marcó una caída del 45% con respecto al ciclo anterior.

El ranking se completa con Buenos Aires, que sufrió un recorte interanual de 16,8 millones de toneladas (37% menos) y Santa Fe, con un retroceso de 11,5 millones de toneladas, un 57% en comparación con la campaña previa.

IERAL 1

CUÁLES SON LAS PÉRDIDAS POR LA SEQUÍA

El valor de los granos producidos en el ciclo 2022/23 en Buenos Aires se ubicó –de acuerdo a la entidad- sobre los U$S 9.200 millones; en Córdoba llegó a U$S 6.500 millones; en Santa Fe unos U$S 2.900 millones y en Santiago del Estero ascendió a U$S 2.300 millones.

A la hora de evaluar pérdidas económicas, las dos primeras provincias estarían resignando U$S 5.700 millones y U$S 5.500 mil millones respectivamente, en relación al ciclo 2021/22. Por su parte, Santa Fe perdería U$S 3.700 millones; Entre Ríos U$S 1.000 millones, Santiago del Estero U$S 700 millones y La Pampa U$S 600 millones.

“En términos del tamaño de las respectivas economías provinciales, la pérdida de ingresos más alta se da en Córdoba, con una diferencia de valor de mercado de los granos producidos en el ciclo que es equivalente a 10% PIB provincial estimado para el 2022”, explicó Juan Manuel Garzón, economista del Ieral.

El listado se completa con La Pampa, con un impacto de 9 puntos del PIB, seguido por Santa Fe (7,3%), Santiago del Estero, con 5,9% y Buenos Aires, con 2,8%.

“Si bien se trata de la provincia que presenta la mayor pérdida de ingresos en términos absolutos, la situación se suaviza cuando se analiza en relación al tamaño de su economía”, explicó el economista.

UNA COSECHA GOLPEADA

Con las cosechas de soja y girasol finalizadas y un avance de más del 70% en la recolección de
de maíz y sorgo, el ciclo agrícola termina con un sabor amargo para los productores argentinos.

“Consolidando los siete granos más importantes, la producción podría estar ubicándose en los 85 millones de toneladas, una cifra que se ubica 38% por debajo del ciclo previo y que representa una pérdida de volúmenes del orden de los 53 millones de toneladas”, señalaron desde la entidad.

Para encontrar un golpe tan significativo, hay que remontarse a la campaña 2008/09, en donde se perdió el 37% de la producción, unas 35 millones de toneladas.