Publicidad Bajar al sitio
| Infocampo, noticias del campo

Especulación y mercados a término

Una característica de los mercados de futuro y opciones agropecuarios, especialmente el de Chicago, es la creciente cantidad de especuladores que concentra. Estos son atraídos por la volatilidad del mercado, y al ingresar a operar en el mismo tratando de “comprar barato y vender caro” lo que hacen es generar oscilaciones cada vez más bruscas... Read more »

16.09.2005
Infocampo
Infocampo

Una característica de los mercados de futuro y opciones agropecuarios, especialmente el de Chicago, es la creciente cantidad de especuladores que concentra. Estos son atraídos por la volatilidad del mercado, y al ingresar a operar en el mismo tratando de “comprar barato y vender caro” lo que hacen es generar oscilaciones cada vez más bruscas y frecuentes de precio, es decir, que incrementan aún más la volatilidad, llamando nuevamente a más especuladores, y así sucesivamente. Esto genera dos conclusiones falsas en los productores: en primer lugar que mayor nivel de especulación es mala. Si algo debe quedar claro, es que la gran volatilidad y la presencia de especuladores es beneficiosa para los productores que tratan se cubrirse en estos mercados. Lo que hace el productor al vender un contrato de soja es trasladarle el riesgo de que el precio baje a otra persona que está dispuesta a asumirlo: a un especulador. Pero además la volatilidad hace que se tengan mayores chances de conseguir valores interesantes para realizar coberturas. Y si no veamos el gráfico de la cotización de la soja mayo. Veremos que hemos tenido en los vaivenes de mercado alternativas de capturar buenos precios repetidamente. El otro concepto erróneo que se ha generado es el que todo aquel que opera en estos mercados es un especulador, dándole también un significado peyorativo a la palabra. Ahora bien, ¿quien es más especulador, el que paga alquileres de 12 o 14 qq/ha, y agrega a eso 140 u$s/ha en costos de producción, sin tener absolutamente ninguna seguridad del precio al que va a vender la producción, o quien viendo que al precio de mercado actual, la ecuación económica cierra, vende futuros o compra Put para asegurar ese nivel de venta? La respuesta es evidente, en realidad el especulador es quien no realiza operaciones de cobertura en el mercado a término. El mejor ejemplo de un mercado a término sin especuladores son los mercados locales, donde el bajo volumen operado en relación a los montos que deberían cubrirse hace que cuando alguien toma la decisión de realizar coberturas activamente, le sea difícil encontrar la contraparte que le venda Put o le compre mercadería, con el riesgo de que una vez concertada la operación, esta dificultad se repita al momento en el que se decida salir de la posición para tomar ganancias o para cortar las pérdidas. Esta situación es más evidente cuando se piensa en tomar opciones para meses fuera de los de cosecha, o para productos como el maíz o el girasol.

Esto nos lleva a la conclusión de que no sólo es positivo que existan especuladores en el mercado a término, sino que son actores necesarios para que el mismo cumpla con lo que los productores esperan del mismo: que les brinde herramientas eficientes para realizar coberturas en forma segura.

×

Dante G. Romano

Director del Centro de Gestión Agropecuaria

Especial para Infocampo

Tags