Publicidad Cerrar X

Exportan soja desde una zona franca

El emprendimiento demandó $ 1 millón y estiman recuperarlo en un año. Esta fábrica puede procesar 1.500 toneladas mensuales, y el próximo año aumentará su capacidad a 5.000 t. Vende el producto a Chile para alimentación animal.

El emprendimiento demandó $ 1 millón y estiman recuperarlo en un año. Esta fábrica puede procesar 1.500 toneladas mensuales, y el próximo año aumentará su capacidad a 5.000 t. Vende el producto a Chile para alimentación animal.

Invertir en una zona franca puede resultar  un negocio más que interesante. Por ejemplo, los beneficios que ofrece la zona franca de General Pico (La Pampa) abarcan desde la exención de gastos de nacionalización a los bienes de capital exentos, la exención de IVA a los materiales de obra civil y de cargas patronales y de impuestos provinciales y municipales.

Una empresa que vio estas ventajas es Agroversátil SA, que hace dos meses inauguró una planta con capacidad para extruzar 1.500 toneladas mensuales de soja que  vende exclusivamente al mercado chileno a granel o en bolsas de 50 kg, como materia prima para la alimentación animal. El producto final sale de la planta con un valor agregado que ronda los u$s 100, incluyendo el flete.

âEsta zona franca permite la instalación de una planta productiva, a diferencia de otras que son sólo comerciales. Además, tiene una posición estratégica porque nos permite abastecernos de la oleaginosa que compramos a productores de La Pampa y de Córdoba, además estamos a 1.000 km de Chile y tenemos salida directa a través de Mendozaâ, contó a Infocampo Eduardo Sztamfater, gerente financiero de la firma.

En este emprendimiento, iniciado en 2004, la empresa desembolsó $ 1 millón. En una segunda etapa (que estiman comenzar transcurridos los primeros seis meses)  proyectan ampliar la capacidad de producción a 5.000 o 6.000 toneladas mensuales, lo cual les permitirá abastecer la demanda chilena.

El contacto con este mercado lo abrieron el año pasado a partir de la participación en una misión comercial organizada por el gobierno de La Pampa.

La soja la compran a productores regionales y acopiadores al precio pizarra del Rofex (con diferencia de fletes).

âLa ventaja que ofrecemos a los productores es que le extendemos un certificado que acredita que la mercadería del productor fue exportada y ellos pueden recuperar su IVA y la inversión realizada en crédito fiscal.  Al productor le convendría vendernos, porque de otra manera el crédito de libre disponibilidad es difícil cobrarlo y demora mucho, terminan acumulándolo y se hace incobrable.â

¿Cuáles son las perspectivas del negocio? ‘Óptimas, el mercado externo está ávido del producto. En un año estimamos el recupero de inversión’, sostuvo Sztamfater.

Alexia Gimenez
agimenez@infocampo.com.ar

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: