Publicidad Cerrar X

Pese al congelamiento, detectaron varios aumentos de precios

Según asociaciones de consumidores, suben las segundas marcas que son los que compran las personas de menores ingresos.

En sus primeras semanas de vigencia, el congelamiento de precios dispuesto por el Gobierno, que ayer fue extendido por dos meses más, no pudo evitar que los precios de algunos productos siguieran subiendo. Así lo aseguraron dos referentes de asociaciones de consumidores.

Según Claudia Collado, presidenta de Acción del Consumidor (Adelco), entidad que dejó de publicar sus relevamientos de precios por presión del Gobierno, en febrero hubo aumentos en productos como tomate, cebolla, detergente lavavajillas, aceite mezcla, galletitas de agua y harina de maíz. Los mayores aumentos se dieron en productos de segundas marcas, que son los que compran las personas de menores ingresos.

En algunos productos de marcas líderes, en tanto, se registraron bajas de precios. “Antes del congelamiento las marcas líderes habían subido mucho, sobre todo en diciembre, y era imposible mantenerlas en ese nivel”, dijo Collado.

La presidenta del Centro de Educación al Consumidor (CEC), Susana Andrada, coincidió: “En noviembre, diciembre y enero los precios de los productos aumentaron mucho. Fue como si hubieran llegado a un techo para mantener un buen colchón”.

Si bien el CEC ya no hace relevamientos de precios, Andrada dijo que, sobre la base de los números de otras asociaciones, de lo que los consumidores les comentan y de lo que ellos mismos han podido observar, los precios siguieron subiendo luego de la instauración de la medida impulsada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

Para Andrada, las mayores subas se dieron en productos estacionales (como verduras) y en segundas marcas. De hecho, según ella, un supermercadista le comentó que esas marcas no están incluidas en el “acuerdo” con el Gobierno.

Andrada, sin embargo, destacó que la medida tuvo un éxito “parcial”, ya que pudo detener la inercia inflacionaria, es decir, los aumentos de precios que no respondían a una suba en los costos de producción. “Hemos visto aumentos por inflación, pero ya no por inercia”, dijo.

Además de la suba de precios, Collado resaltó que en febrero se notó que en las góndolas faltaban productos como aceite mezcla, yerba, huevos de cáscara colorada, harina, lavandina, pollo, té, papel higiénico de marcas líderes y galletitas de agua. Andrada, en tanto, dijo: “Hemos notado faltantes en productos como azúcar, yerba y aceite”.

Collado también se refirió a la falta de carteles de precios en algunos productos. “Fue muy llamativa la falta de cartelitos en los productos más baratos. A esto se suma que no todos los supermercados tienen lectores de precios, aunque una ley de la ciudad de Buenos Aires los obliga a tenerlos. El consumidor no quería hacer fila para averiguar el precio del producto y tomaba el de al lado.”

Para ella, el congelamiento ha producido “malhumor” entre los consumidores porque no encuentran los productos más baratos o ven subas en los precios. Y añadió: “Los congelamientos nunca dieron resultado y eso genera incertidumbre sobre lo que va a pasar cuando éste termine. No se ve un plan a largo plazo, da la impresión de que se está improvisando sobre cosas que afectan a los consumidores”.

Según publicó La Nación, Andrada, en tanto, señaló que es difícil evaluar la dinámica del congelamiento “porque es el primero en el que no se tiene un precio de referencia”.

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: