Publicidad Cerrar X

Por la sequía, las cosechas del NOA se achicarían a la mitad

Estiman que en la región se podrían perder unas 350.000 hectáreas sembradas con soja.

La localidad de Las Lajitas, en el departamento salteño de Anta, es desde hace algunos años epicentro de la revolución de la soja en el norte del país. Aquella ampliación de la frontera agrícola, sin embargo, corre ahora peligro por una intensa sequía que ya lleva dos años y amenaza con achicar a la mitad las cosechas del Noroeste (NOA), provocando un grave deterioro de la economía regional.

Un informe del gobierno salteño explica bien el cuadro de situación. En Anta, donde cientos de miles de hectáreas de montes cedieron espacio a la soja, se sembraron 350.000 hectáreas con la oleaginosa, pero ya se malograron 210.000, lo que representó una pérdida de 1.071 millones de pesos. Además habrá que agregar la pérdida total de 48.000 de las 80.000 hectáreas sembradas con maíz, lo que restará otros 201 millones de pesos del bolsillo de los productores. Casi 1.300 millones menos.

En un distrito.

Hace unos días, los especialistas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires manejaron 1.500 kilómetros por las rutas del NOA para estudiar la situación. Volvieron espantados.

“Se observaron muchos lotes que ya han sido abandonados por el productor”, describieron luego. En su informe estimaron que en toda la región se podrían perder unas 350.000 hectáreas sembradas con soja. Es la cuarta parte de toda la superficie dedicada al cultivo.

En Salta, provincia bastante más comprometida que Tucumán y Santiago del Estero, los lotes que pudieron cosecharse no compensan nada. En la zona de Las Lajitas, donde históricamente se recolectaban 28 quintales por hectárea (equivalentes al rendimiento nacional), ahora “las productividades rondan entre 3 y 9 quintales”.

“En Salta se ha perdido la soja, el maíz, el poroto, la caña de azúcar y el maní. Y como si esto fuera poco el Estado nos saca el 35 por ciento (de retenciones) incluso cuando estamos ante una de las peores sequías de la historia”, se quejó ayer el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere, al visitar esa provincia. Por cierto, además de los descuentos forzosos impuestos por el Gobierno, los productores de la región ceden otros 75 a 90 dólares por tonelada de soja para pagar un flete de 1.300 kilómetros hasta Rosario.

Etchevehere agregó que “la falta de lluvias también afecta a la ganadería”. Y calculó daños de “por lo menos 3.000 millones de pesos”.

En su relevamiento semanal de los cultivos, el Ministerio de Agricultura admitió que la sequía también daña los cultivos del Noreste. En el Chaco “los rendimientos en su mayoría no llegaran a cubrir los márgenes”, reconocieron los expertos de un Estado que, aún así, todavía no lanzó medidas de ayuda para los productores afectados.

Fuente: Clarin

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: