| InfocampoTV

Ante un nuevo escenario ganadero

Quedo atrás el debate sobre cuando se produciría la baja oferta de ganado y el impacto que tendría en los precios. Hoy la incógnita es por cuánto tiempo crecerán los precios y a que valores llegará.

Print Friendly, PDF & Email
12.11.2010 | Por Infocampo
Infocampo

La anunciada escasez de ganado llegó provocando alza en los precios tanto para el ganado destinado a  invernada como a faena.

Quedo atrás el debate sobre cuando se produciría la baja oferta de ganado y el impacto que tendría en los precios. Hoy la incógnita es por cuánto tiempo crecerán los precios y a que valores llegará.

La experiencia indica que ante situaciones de crisis, los precios crecen en forma brusca en breve plazo  para luego tomarse un respiro, por lo tanto hay en un principio una absorción   de los mayores costos por parte de los mayoristas y minoristas que comercializan la carne, a la espera de una estabilización de los valores.

Pero veamos como incide esta nueva situación en los distintos eslabones:
 
En la cría, el eslabón más perjudicado tanto por la intervención  del gobierno como por la sequía,  se viven situaciones diferentes de acuerdo a la escala productiva, ubicación del campo y diversidad de su producción.
El pequeño productor que se vio obligado a liquidar sus existencias se ha  descapitalizado  y sin políticas del estado  que le permitan recomponer su situación, lamentablemente se ha quedando fuera del negocio, su única opción es la asociación con otros productores o inversores que le permitan aceptar vientres en capitalización o alquilar sus campos, siempre y cuando las situación de los suelos se la permita.

En mejor posición están aquellos, que pese a la gran sequía pudieron retener parte de su ganado. La suba de los precios y la consecuente mejora de sus ingresos, si bien no les permite recuperar lo perdido, le permiten continuar su producción y mejorarla  aceptando en capitalización nuevos vientres.

Muy distinta es la situación de aquellos productores que por su diversificación productiva han mantenido gran parte de sus existencias, ya que no solo han actualizado el valor de las mismas, sino que también tienen la posibilidad de incrementarlas, invirtiendo en un negocio que en muchas zonas, a los valores actuales, es competitivo con la agricultura.

Veamos los cambios en el engorde a feed lot y en la invernada a campo. El engorde a feed lots que esta afianzado como un eficiente sistema de engorde ha cambiado los actores. En sus inicios eran los invernadores que destinaron mas hectáreas  a la agricultura pero buscaban no salir del negocio; criadores que se incorporaron a la eslabón siguiente; o inversores que no pertenecían al sector los mayores proveedores de ganado a los feed lots. Luego los frigoríficos y matarifes que buscaron integrar sus negocio desde un eslabón anterior, para finalmente al reducirse los márgenes, ser estos últimos los mayores proveedores en busca de asegurar un mínimo de abastecimiento de ganado terminado ante la reducción la oferta de hacienda.

Pero esa no fue la única consecuencia. El incremento de los costos tanto del ganado como del alimento,  han impactado  en la producción tradicional del feed lots. Hoy no resulta rentable terminar el ganado con bajo kilaje. Los precios han corregido el error de haber incentivado por medio de subsidios este tipo de  producción, para ser más eficientes en la producción de mas kilos, algo que toda la cadena pedía para crecer en productividad, pero las malas políticas  postergaron.

El engorde a campo vuelve ser una buena opción para el invernador ya que tiene mejores costos de producción.

Ambos sistemas requiere de la compra de animales de pocos kilos para recriarlos o de animales más pesados para ingresarlos directamente a terminación. Hoy la recría vuelve a ser parte del negocio. 

Conclusiones:
La suba de los precios ha llegado para quedarse.

Los invernadores y los consumidores serán los que pongan techo a los precios.

La mejora del ingreso y rentabilidad del criador permitirá recomponer el stock e incrementar su productividad.

La asociación de criadores de invernadores y/o inversores posibilitará el crecimiento de los rodeos.

La suba de los precios de la inverna y del maíz, hace inviable económicamente  la terminación de animales livianos en el feed lot.

La modificación del sistema de engorde, recría y terminación con más kilos, traerá aparejado una  demorará  en la cantidad ofrecida para el abastecer a la demanda, aunque una vez logrado  creceremos en producción cárnica del stock ganadero.

Por Carlos Pujol. Director de Benito Pujol y Cía. S.A y Secretario de la Cámara Argentina de Consignatarios de Ganados.

Especial para Infocampo.com.ar

Tags