Publicidad Cerrar X

Aseguran que las lluvias de marzo/abril dejaron un saldo favorable para el campo

Las lluvias de abril han afectado a varios centros urbanos, pero tienen un saldo favorable para el ámbito rural, según un informe difundido hoy por la consultora Granar.

No han sido pocas las localidades que desde las últimas jornadas de marzo han acumulado al cabo de un día lluvias superiores a los 100 milímetros, con excepciones notables como las ocurridas en las ciudades de BA y La Plata, donde las marcas crecieron a casi 200 milímetros en pocas horas. Otros acumulados extremos se han observado en Junín, Olavarría, Marcos Juárez, Rafaela, y recientemente Villa Ocampo en el noreste de SF y varias localidades de la provincia de Corrientes.

Las precipitaciones de estas últimas dos semanas han sido excesivas en gran parte de la cuenca del Salado bonaerense, el centro de SF y las vecindades de CB, el este del NEA ye l centro norte de la Mesopotamia.

La oferta de agua se ubicó en niveles más razonables en el resto de CB, llegando oportunamente con gran cobertura a la provincia de ER, marginando zonas costeras del sudeste de BA y también han sido más modestas las precipitaciones en la zona de influencia de Rosario. La diferencia en el volumen de lluvias en corredores como Rosario – Venado Tuerto respecto de otros como Santa Fe – Rafaela, son muy notables, más aún si tenemos en cuenta que en ésta época del año estos sectores deberían manifestar un grado mayor de homogeneidad en el comportamiento pluvial.

Si se pudiese obviar la concentración temporal que han tenido las precipitaciones, acumulados pluviales del orden de los 100 milímetros para esta época del año, se ubican en niveles ideales, sin embargo ya hemos mencionado que en muchos casos estos acumulados se han concretado en una sola jornada y esto es lo perjudicial.

Aun teniendo en cuenta esto, considerando que ingresamos en un período frío y seco, que definirá rápidamente condiciones favorables para retomar la cosecha, el cambio que se observó de marzo para abril en la oferta de agua ha sido beneficioso para el campo. Han sido pocos los reportes de tiempo severo y granizo, en todo caso, los anegamientos que se han concretado son temporarios.

Las previsiones de corto plazo tienden a consensuarse en torno  la persistencia del buen tiempo, frio durante el fin de semana incluso con posibilidad de heladas débiles en la franja central. Posiblemente las lluvias recién regresen en la última década del mes. Se ha observado en estos últimos eventos que las temperaturas medias por debajo de los valores normales han permitido un mayor aprovechamiento de las entradas de humedad del este y del norte, fortaleciendo los procesos de condensación.

Es decir no ha sido necesario el arribo de una masa de aire tropical para que se concreten volúmenes inusuales de precipitación. Es difícil anticipar que esto vuelva a suceder en la última parte de abril, sin embargo no se puede descartar.

Sería muy auspicioso que antes de cerrar el mes de abril algún evento se extienda hacia el oeste y tome el NOA. Considerando la estadística y la época del año, deberíamos concluir que las chances decrecen a medida que transcurre el mes de abril. No obstante las anomalías pluviales del último semestre cálido podrían dar una última sorpresa, mejorando la condición hídrica del oeste del NEA y el NOA.

Focalizando la atención en el inicio de la nueva campaña de granos finos, los primeros sondeos de intención parecen perfilar un aumento del área sembrada. Si mejora el marco en que se debe comercializar el trigo, posiblemente esto se concrete. Por lo pronto, las reservas de humedad se ubicarían en niveles mínimamente adecuados para mediados de mayo en gran parte del área triguera tributaria de Rosario.

Fuente: Granar

Seguí leyendo:

Temas relacionados:

Notas relacionadas: