Publicidad Cerrar X

EE.UU: vuelven a usar leña para reducir gastos de calefacción

Son hoy más los hogares estadounidenses, enfrentados con un aumento de 83 por ciento en el combustible para calefacción, que adoptan una alternativa tan antigua como la Edad de Piedra: la madera.

Son hoy más los hogares estadounidenses, enfrentados con un aumento de 83 por ciento en el combustible para calefacción, que adoptan una alternativa tan antigua como la Edad de Piedra: la madera.
infocampo

Aunque el típico hogar de leña contamina 350 veces más que una estufa de fueloil o combustible para calefacción, según la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA por su sigla en inglés), algunos propietarios de viviendas encuentran atractivo el ahorro. La leña cuesta menos de la mitad que el combustible de calefacción en función de la energía producida, sobre la base de precios del Departamento de Energía de EEUU y firewoodcenter.com.

“Obtuve un ahorro de casi US$2.500 al año instalando una caldera de leña’, dice Wendy Wells, que vive en Nuevo Hampshire. La bibliotecaria de 39 años reemplazó hace dos años su estufa de fueloil por otra de US$3.700 que combina madera y combustible.

Las ventas de estufas o salamandras de “pellets’ o granos alargados de madera, los caloríferos de madera menos dañinos para el medio ambiente, subieron a más del triple desde 1999 a 133.105 el año pasado, según la Hearth, Patio & Barbecue Association en Arlington, estado de Virginia. Josh Oldfield, dueño del negocio Thayer Nursery de Milton, estado de Massachusetts, dice que las ventas de leña para estufas son ahora entre 15 y 18 por ciento más altas que hace un año.

“Conforme el petróleo trepa hacia US$100 el barril, las ventas de madera para quemar en los hogares han aumentado significativamente’, dice Oldfield. “Decididamente hay una correlación’.

Los negocios también progresaron para los vendedores de hornos para secar madera, dijo Sherri Latulip, copropietaria de Mountain Firewood Kilns en Littleton, estado de Nuevo Hampshire.

Las ventas de la compañía se han triplicado, dice su esposo Bill. Los hornos de Mountain Firewood se venden al por menor a US$21.800, y las calderas que combinan leña y fueloil por hasta US$6.490.

El crudo, que representa cerca de 60 por ciento del precio al por menor del fueloil, subió a un récord de US$98,62 el barril el 7 de noviembre en Nueva York, antes de declinar cuando la demanda aflojó. El petróleo para entrega en enero subió US$3,39, o 3,6 por ciento, cerrando a US$98,03 el barril ayer en la bolsa de futuros NYMEX de Nueva York.

Los futuros de fueloil, que representan los precios al por mayor, han avanzado 61 por ciento en el pasado año, empujados por el avance del crudo. El precio promedio al por menor del combustible alcanzó un récord de US$3,21 el galón (3,78 litros) el 12 de noviembre, la más reciente cifra disponible, según el Departamento de Energía. Los precios del gas natural han caído 6,8 por ciento en el pasado año hasta ayer.

Los precios de la madera han subido más lentamente que los del petróleo por la abundancia de las existencias y la capacidad de la gente para recoger y cortar su propia leña, en particular en el nordeste, donde se concentra su uso.

Las emisiones pueden contribuir a enfermedades respiratorias como el asma, dice David Wright, supervisor del Departamento de Protección Ambiental de Maine. La quema de madera para calefacción residencial representó 57 por ciento de las emisiones de aire tóxico en el estado, agrega.

La bibliotecaria Wells dice que la calidad del aire no es una preocupación importante para la gente en su parte de Nuevo Hampshire, donde las temperaturas descienden a menos 20 grados Fahrenheit (menos 29 grados Celsius) a veces durante semanas. Casi todo el mundo quema madera, añade.

“Es muy costoso calentar nuestras casas aquí que estamos tan al norte y el clima es tan frío’, dice Wells. “Vivimos entre los árboles, donde juegan los ciervos y los antílopes’.

Fuente: Bloomberg

Seguí leyendo:

Temas relacionados: