| InfocampoTV

El control biológico de plagas se impone como una estrategia rentable y saludable para el ambiente

Utiliza enemigos naturales de plagas y enfermedades en las plantas y suelos para reducir su impacto, lo que implica usar tres veces menos de sustancias químicas, con el mismo rendimiento y un costo menor.

09.01.2019 | Por Facundo Mesquida
Facundo
Mesquida

Periodista

Foto: INTA Informa

“A la sombra de los sistemas productivos simplificados y dependientes de los insumos sintéticos que se expanden e intensifican, crece y se fortalece la convicción de que existen alternativas de manejo más sustentable e, incluso, rentables. Los especialistas reconocen un viraje extendido socialmente hacia la toma de conciencia que impulsa un cambio de paradigma en los sistemas productivos”, indica la publicación del INTA Informa.

Y continúa: “Este giro hacia la sustentabilidad es impulsado, en gran parte, por la sociedad y sus consumidores que, cada vez con más conciencia ecológica y social, exigen una mayor sustentabilidad en los procesos y denotan su preocupación por el cuidado del ambiente, de los recursos naturales y de la salud”.

“Con la sustentabilidad como meta, resurgen alternativas –como el control biológico de plagas– que estrechan la relación de la humanidad con la naturaleza, al punto de conocer las características de ambientes, cultivos e interacciones biológicas y comprender los ciclos productivos”, detalla el portal de noticas del INTA.

Se trata de un método de control que mediante el uso de los controladores naturales se logra disminuir y hasta anular el impacto de las plagas y enfermedades en las plantas y suelos. Si bien esta estrategia no es una técnica innovadora ni moderna, los especialistas coinciden en que se trata de una alternativa beneficiosa y en auge que permite reducir el uso de insumos químicos y bajar, así, la contaminación ambiental.

En este sentido, Juan Carlos Gamundi –entomólogo del INTA Oliveros, Santa Fe–, destacó las numerosas ventajas de la estrategia de control: “Por lo general, no tiene ningún efecto colateral sobre otros enemigos naturales, no genera resistencia, evita la aparición de plagas secundarias o su resurgimiento –algo que suele suceder con los manejos preventivos y tempranos tradicionales– y no produce desequilibrios en los ecosistemas”.

Como si con esto no fuera suficiente para destacar las numerosas ventajas, el investigador agregó: “Mediante el control biológico, en algunas producciones, se alcanzan los mismos rendimientos que con los insecticidas químicos, pero con tres veces menos de principios activos y de impacto ambiental, además de un costo reducido”.

A su vez, la relación costo beneficio es muy favorable. “Se han hecho estudios a escala mundial en los que se muestra que el retorno con técnicas de control biológico es de 30 a 1, cosa que no sucede con los insecticidas químicos”, indicó el entomólogo.

Enlace corto a la nota
14.06.2018 | Por Marina Friedlander

Etchevehere adelantó que desarrollarán un Distrito de Innovación Agroindustrial en el INTA Castelar

El ministro de Agroindustria dijo que se trata de un polo tecnológico en el organismo de Castelar. Estará destinado a la investigación de ingenieros y científicos.

05.07.2018 | Por Xavier Hernández

Los cultivos de cobertura podrían frenar la erosión hídrica en Santiago del Estero

Santiago del Estero tiene las mayores tasas de deforestación del país. En esa provincia 42% de los suelos presentan condiciones de salinidad y, el 59% tiene susceptibilidad a erosión hídrica y eólica.

01.06.2018 | Por Solana Sommantico

¿Cómo construir un horno de barro? El INTA invita a participar de un taller para su elaboración

El curso se llevará a cabo el lunes 4 de junio de 9:30 hs. a 16:30 hs y tendrá una modalidad teórica-práctica. Estará a cargo de la técnica del INTA VARELA: Silvia Cappa.